Jamie Spears, padre de Britney Spears, habla del estado de la cantante

'Tenemos una niña enferma y estamos intentando cuidar de ella' habría dicho desde su casa de Louisiana

Casi cada hora se van conociendo más detalles acerca de la situación que la cantante Britney Spears está viviendo en la última semana. Su familia no ha podido mantenerse al margen del desconcertante comportamiento de la artista, por lo que uno de los primeros en hablar ha sido su padre. Jamie Spears, según recoge el diario Daily Mirror, ha comentado desde el hogar familiar en Kentwood, Louisiana: "Tenemos una niña enferma y estamos intentando cuidar de ella". Desde la distancia, su progenitor sigue las idas y venidas de la artista que, pocas horas después de dejarlo, regresó al centro de desintoxicación Promises, en Malibú. La que al parecer no se ha separado del lado de la intérprete de Ups! I did it again ha sido su madre Lynne, que estaría en Los Ángeles siguiendo de cerca la evolución de su hija.

La amenaza de Kevin Federline
La misma publicación destaca que en la decisión de rectificar de Britney tuvo mucho que ver la amenaza de su ex marido, Kevin Federline, que, al conocer su abandono, pidió una vista de urgencia en la corte de familia de Los Ángeles para solicitar la custodia total de sus dos hijos. "Vuelve a la rehabilitación y no iré al juzgado" le dijo, según este periódico, Kevin a una Britney un tanto alterada. Ella decidió así volver a ingresar en la institución, según confirmó su representante Larry Rudolph, y el bailarín, cumpliendo su palabra, retiró la urgente solicitud. Mientras los dos hijos de la cantante, Sean Preston, de diecisiete meses, y Jayden James, de cinco, permanecen con el bailarín y cantante, según ha comentado el abogado de Federline, Mark Vincent Kaplan: "Kevin continúa muy centrado en el cuidado de sus hijos y es muy responsable".

Una semana de entradas y salidas
El sorprendente comportamiento de Britney Spears comenzó en torno al día 17 de febrero, cuando se informó de su ingreso en el centro de rehabilitación Crossroads Center, situado en la isla de Antigua en el Caribe. Allí permaneció unas escasas veinticuatro horas, tras las que regresó a Los Ángeles donde entró en una peluquería para raparse el pelo al cero. Otra de sus paradas fue en un estudio de tatuajes, donde añadió dos dibujos más a los que ya tiene en diferentes partes del cuerpo. Su entrada en otro centro de desintoxicación de Malibú, Promises, el día 21, parecía haber puesto fin a la incomprensible actitud de la artista, aunque de nuevo un día después Britney abandonó las instalaciones.

Golpeó el coche de su ex marido
Muy enfadada se encamino hacia la casa de su ex marido para ver a sus hijos y, al ver que nadie le abría la puerta, la artista empezó a golpear el coche de Kevin, que se encontraba aparcado en la puerta de la casa, con un paraguas. Momentos después, Federline, que se estaba en casa, mantuvo un encuentro con su ex mujer, según publican algunos medios, en el que la pareja habría llegado a un acuerdo. Tras este desagradable episodio, Britney ha vuelto a retomar, por tercera vez, el tratamiento de desintoxicación, aunque en ningún momento se ha especificado en qué consiste.

Más sobre: