El tira y afloja de Kevin Federline en los juzgados de familia

Horas después de pedir una comparecencia de urgencia ante el juez para solicitar la custodia de sus hijos, Kevin Federline paraliza el proceso tras la decisión de Britney Spears de regresar al centro de desintoxicación

Si el comportamiento de Britney Spears durante los últimos días ha estado lleno de contradicciones, el de su marido Kevin Federline no ha sido menos. Poco después de anunciar la petición de una comparecencia urgente en un juzgado de familia para solicitar la custodia de sus hijos-, Kevin Federline cancela el proceso tras la noticia de que su ex mujer ha regresado al centro de desintoxicación Promises. Las idas y venidas de la artista han provocado un continuo flujo de informaciones en los medios, cuyo último capítulo ha sido confirmado por el abogado del bailarín. Mark Vincent Kaplan, letrado de Federline, ha asegurado, a través de un portavoz, que Spears ha regresado a la institución de Malibú y que Federline ha detenido el proceso judicial.

Custodia compartida
Kevin Federline, ex marido de Britney Spears, había solicitado una vista de urgencia en los Juzgados de Familia de Los Ángeles. Aunque no habían trascendido los motivos de esta petición, todo apuntaba a que podría tener algo que ver con la custodia de los dos hijos que tuvo junto a la cantante, Sean Preston, de diecisiete meses, y Jayden James, de cinco. Actualmente el bailarín comparte la custodia de los dos niños con su ex mujer, según el acuerdo temporal al que llegaron en enero, poco después de su separación y en virtud del cual Kevin tendría derecho a visitarles tres veces por semana.

El abogado de Federline, Mark Vincent Kaplan, había argumentado en los tribunales que el tema que tenía que tratar su cliente era lo suficientemente grave como para pedir una vista de urgencia, según indicó el portavoz de los juzgados, Allan Parachini, en declaraciones a la agencia AP. Parachini aseguró además que la presencia de Britney Spears no estaba confirmada. "Nuestra información es que él estará aquí, pero ella no, aunque todo es posible", explicó el funcionario.

Segundo abandono de la rehabilitación
Esto ocurrió poco después de que la cantante, que había ingresado voluntariamente en un centro de desintoxicación de Malibú, Promises, abandonara el recinto. Esta era la segunda vez que la intérprete de My prerrogative abandonaba una institución de estas características tras permanecer en ella apenas veinticuatro horas.

El pasado fin de semana y sólo un día después de ingresar en un centro de la isla de Antigua, en el Caribe, Britney volvió a Los Ángeles donde se rapó el pelo y se hizo dos tatuajes. Al día siguiente, su representante, Larry Rudolph, confirmó que la princesa del pop había vuelto a acudir a otra institución, en esta ocasión en Malibú, aunque tampoco en esta ocasión su estancia ha durado más de un día. El mismo portavoz de la cantante explicó entonces que los hijos de Spears "estaban muy bien cuidados".

Más sobre: