Keith Urban arrasa en las listas de ventas tras su vuelta a los escenarios

El marido de Nicole Kidman recogió en Canadá siete discos de platino por las ventas de su nuevo disco y en abril comenzará su gira mundial

Keith Urban está decidido a dejar atrás los duros momentos vividos tras su tratamiento de rehabilitación en la clínica Betty Ford y ha comenzado el año poniendo en marcha sus proyectos musicales. Desde el pasado enero, el marido de Nicole Kidman ha ido retomando poco a poco su carrera y ha comenzado ya a promocionar los temas de su nuevo disco Love, pain & the whole crazy. Un trabajo que supondrá su retorno a los escenarios en la gira mundial del mismo nombre, que comenzará el mes de abril en Alemania -donde ya estuvo hace pocas semanas actuando- y que pasará por el Reino Unido, Australia, Estados Unidos y Canadá.

Precisamente en Toronto fue donde Urban recibió este fin de semana siete discos de platino por las ventas de su último CD, cuyo single Stupid boy, lleva tres semanas consecutivas en el número uno de las listas de éxitos canadienses. Tras recibir el cariño de sus aficionados en el país norteamericano, el músico de country se trasladó a Estados Unidos donde volvió a reconocer, en un programa de televisión, el apoyo que le dio su mujer durante sus 90 días de recuperación. "Hemos pasado por mucho y ella ha sido extraordinaria" aseguró Keith en el espacio de la NBC The today show. "Para ambos ha sido muy profundo lo vivido", concluyó.

Sorpresa y música
Ya poco después de salir de la clínica, el artista quiso explicar a sus fans la experiencia por la que había pasado a través de un mensaje en su página web. Entonces destacó también que el cariño y la fuerza de su mujer le habían ayudado a salir adelante y superar su alcoholismo. Keith aprovechó su estancia en el programa para sorprender a una joven que sufre desde hace semanas un ataque de hipo. El músico dio un cariñoso abrazo a la adolescente poco antes de coger la guitarra y culminar un intenso fin de semana, tocando alguno de sus nuevos temas en el escenario montado en medio de una calle neoyorquina.

El pasado octubre, Keith Urban decidió ingresar voluntariamente en el conocido centro de rehabilitación de Palm Springs. El intérprete country comenzaba así la lucha contra el alcoholismo animado por su esposa Nicole Kidman, que acudió varias veces a visitarle. Tras noventa días, Urban retomó su rutina y entonces la actriz aseguró que haría un paréntesis en sus rodajes para estar con su marido durante los primeros meses y ayudarle en el despegue de su nuevo disco. En abril, cuando Keith comience su gira, Nicole volverá a rodar con Hugh Jackman un filme que llevará por título Australia.

Más sobre: