El reencuentro de 'The Police' dio el pistoletazo de salida a unos Grammy llenos de anécdotas

Roxanne sonando de nuevo en las voces del público, los cincuenta agradecimientos de Mary J. Blige y el homenaje a James Brown marcaron la noche en el Staples Center

El mítico Roxanne volvió a sonar en las guitarras de The Police y en las voces de las decenas de fans que abarrotaban el Staples Center de Los Ángeles. Inauguración de categoría para uno de los galardones más importantes de la industria musical, los premios Grammy. La banda, que no tocaba junta desde 1983, celebra su treinta aniversario, excusa más que suficiente para recordar aquellos temas que se corearon durante generaciones como Every breath you take. La magia de la veteranía dio paso a los ritmos más modernos del tema Not ready to make nice de las Dixie Chicks, a las que Joan Baez describió como "tres valientes mujeres" -en referencia a las críticas a la gestión de George Bush en la guerra de Irak que este grupo introdujo en algunas de sus canciones y conciertos. Ellas dieron paso a Beyonce Knowles, cuya voz suena ahora en la gran pantalla, donde ha mezclado su talento interpretativo y musical en la cinta Dreamgirls. La artista eligió Listen, uno de los emotivos temas de la banda sonora de la película que narra la vida de uno de los grupos femeninos que marcaron un hito en la historia de la música negra, las Supremes.

El récord en agradecimientos de Mary J. Blige
Una de las anécdotas más divertidas de la noche tuvo como protagonista a Mary J. Blige, ganadora de tres gramófonos dorados. La bautizada como reina del soul batió el récord Guinness de la velada en el capítulo de agradecimientos, mencionando emocionada a más de cincuenta personas en tres minutos. Su incesante y acelerada enumeración de nombres incluyó a Dios, Jesús, sus tres hijos e incluso un chico de los recados ya fallecido. Ya más calmada subió de nuevo al escenario para interpretar Be without you y Stay with me, acompañada por una orquesta que le dio a sus temas un toque más clásico. Shakira se quedó sin premio por su Hips don’t lie, que no pudo competir con la veteranía del duo Tony Bennett y Stevie Wonder. Sin embargo, los "adictos" a su sinuoso movimiento de caderas no se quedaron sin la oportunidad de ver su espectáculo junto a Wyclef Jean, uno de los más coloristas de la velada. Y si este fue el más movido, James Blunt protagonizó el más romántico tocando al piano el tema que fue su carta de presentación en el mercado, You’re beautiful.

Los Grammy tuvieron además su nota nostálgica, haciendo varios homenajes a los iconos de géneros musicales como el soul o el country. La gran promesa de este último estilo típicamente americano, Carrie Underwood, hizo un dúo con Rascal Flatts versionando temas de Bob Wills y The Eagles. La joven, que saltó a la fama gracias a su participación en el Operación Triunfo estadounidense, American Idol, fue la elegida en el apartado de Artista Revelación de la temporada. Christina Aguilera, por su parte, eligió It’s a man’s world como bandera de la trayectoria del recientemente fallecido James Brown, al que la organización rindió un homenaje. Para recordarle estaban en Los Ángeles su viuda, Tomi Rae Hynie, y el hijo de ambos.

Más sobre: