Shaila Dúrcal, tras los pasos de su madre

Después de cerrar el año más triste de su vida, la hija menor de Rocío Dúrcal y Antonio Morales, Junior, publica 'Recordando', el álbum en el que rinde homenaje a su progenitora y que la artista no llegó a ver acabado antes de morir

Es la viva imagen de su madre. Y ahora será casi como escucharla. Con la tristeza aún en su mirada, pero con la alegría de seguir los pasos de su madre, Shaila, la hija menor de Rocío Dúrcal y Antonio Morales, Junior, acaba de lanzar al mercado Recordando, un disco en el que rinde homenaje a su progenitora. Un álbum llamado a ser una sorpresa para la artista, pero que tristemente nunca llegó a ver acabado. "Llevaba siete meses trabajando en el disco. Quería que fuera una sorpresa para mi madre, pero un día no aguanté más las ganas y se lo conté. Escuchó las primeras maquetas y le gustaron mucho. Con los nuevos arreglos jugamos a que adivinara las canciones" recuerda la artista, que no puede reprimir ese brillo en sus ojos cada vez que habla de su madre.

El don de mi madre
"Sufrí la pérdida más grande de mi vida", confiesa Shaila, "mi madre es la fuerza interior que me mantiene en pie. A los cuatro días de luto sentí una presencia enorme que me impulsó. Con un gran sentimiento llevé toda mi fuerza al estudio de grabación; estoy completamente segura que ella me acompañó durante todo el proceso, porque ella es el motor principal de este trabajo". Ha sido duro, muy duro, pero Shaila dice estar feliz porque sabe que este disco es el mejor tributo puede ofrecer a su madre: la pervivencia de sus canciones. Siempre en la memoria, siempre recordando.

"Quisiera que a través de mí la gente pueda seguir conociendo a mi madre", dice la artista. "Ella dedicó su vida al público y ese don me lo pasó a mí. Es algo que va a estar presente en mi familia de manera generacional. Es muy importante que la esencia de mi madre viva para siempre" confiesa la menor del clan, quien demostró una gran madurez y entereza para afrontar los duros momentos que su familia vivió en 2006, tras la muerte, el 25 de marzo, de Rocío Dúrcal. Con la mirada puesta en el futuro, "aunque siempre recordando" Shaila regresa a un mundo que su madre le mostró siendo sólo una niña -hizo coros en los conciertos de su madre en sus giras por España, México y Estados Unidos-, y en el que su padre, su mayor fan y su manager, seguirá guiando sus pasos como hizo antaño con su esposa para convertirla en nueva "señora".

Con estilo renovado
Recordando incluye una selección de canciones del repertorio de Rocío Dúrcal, de las diferentes etapas de su larga carrera. En el álbum convergen varios estilos, desde la ranchera al pop, de la balada a sonidos innovadores que se han fusionado para llegar a las nuevas generaciones, quizá ajenas a la esencia de la Dúrcal. Temas como "Vuélvete a la luna" (primer single del álbum), "No sirvo para estar sin ti", "Volver a verte", "Déjame vivir", "Amor eterno", "Si yo tuviera rosas", "Como tu mujer", "Jamás me cansaré de ti", "Por ti", "Tarde", "No lastimes más", "Costumbres"... Canciones popularizadas por Rocío Dúrcal y que ahora suenan diferentes en la voz de Shaila sin perder el espíritu ni la garra interpretativa.

Más sobre: