James Brown: la vida del legendario y polémico 'padrino del soul'

Estuvo casado cuatro veces y encarcelado en dos ocasiones por robo a mano armada y violencia doméstica

La voz ronca y personal del soul se apagó en las primeras horas del día de Navidad en el Emory Crawford Long Hospital de Atlanta (Georgia). James Brown, uno de los máximos exponentes de la música afroamericana de las segunda mitad del siglo XX fallecía a los 73 años víctima de un colapso coronario masivo veinticuatro horas después de su ingreso aquejado por una neumonía.

La crítica le señala como un de los grandes y más influyentes músicos estadounidenses de su tiempo, junto a Bob Dylan y Elvis Presley. Muchos grandes colegas, desde Mick Jagger a David Bowie pasando por Michael Jackson (cuyos movimientos sobre el escenario se inspiraban en el frenético ritmo de Brown) han reconocido la decisiva influencia de padrino del soul que realizó grabaciones memorables y colocó media docena de temas en los anales de la música (imposible de olvidar el poderoso directo de Mister dinamita). Pero su aportación va mucho más allá porque su tratamiento del ritmo resultó crucial para el nacimiento de estilos como el funky, la música disco, o el rap. Miles de temas de rap parten de grabaciones de Brown.

Autor de casi un millar de canciones, vendió más de 500 millones de discos y en los momentos álgidos de su carrera llegó a ganarse el apodo de ‘el trabajador más duro del mundo del espectáculo) por la intensidad de sus actuaciones y el número de conciertos, más de 300 en sus mejores años.

Luces y sombras de un mito
Icono cultural y líder de la causa negra durante los años sesenta ( en su vida se alternaron las luces y las sombras. Estuvo detenido varias veces y fue encarcelado en dos ocasiones. Venía de un mundo duro. Nacido en una choza en los alrededores de Barnwell (Carlonia del Sur) el 3 de mayo de 1933, creció con su padre, un empleado de gasolinera, después de que su madre les abandonara cuando tenía cuatro años. Terminó en Augusta (Georgia) donde una tía regentaba una fonda que hacía las veces de burdel.Sin apenas educación -abandonó la escuela- procuraba ganar dinero en lo que fuera, bien recogiendo algodón, como limpiabotas, lavacoches, lavaplatos o robando piezas de coches. En una de sus fechorías le cazaron con dieciséis años por robar coches a mano armada y le condenaron entre 8 y 16 años de cárcel (según él le cogieron cuando aún era menor pero le juzgaron cuando ya había llegado a la edad penal). Salió de prisión a los tres años y un día. Estuvo en prisión antes de ser transferido a un reformatorio, donde permaneció tres años y conocería a Bobby Byrd, su introductor en el mundo de la música. A mediados de los setenta se vio involucrado en un escándalo de soborno de una emisora de radio, su matrimonio con Deirdre Jenkins terminó y su hijo Teddy murió en un accidente de automóvil. Volvería tras los barrotes en otra ocasión muchos años después. En 1987 fue arrestado cinco veces en diez meses por abuso de drogas (se conocía de donde procedía su agresividad y su paranoia: del pcp, la droga conocida como ‘polvo de ángel’).

Acusado por su tercera esposa, Adrienne Rodriegues, de agresión con lesiones, fue condenado primero a un año y después a seis años de prisión por intento de asesinato. Tras 15 meses encarcelado ingresó en un centro de un centro de rehabilitación donde produjo anuncios de radio y televisión contra el abuso de las drogas y el alcohol. En febrero de 1991 fue liberado con la condición de que nunca conduciría ni tendría armas de fuego. En 2004 fue culpado nuevamente de violencia doméstica -se le acusó de lanzar a su cuarta esposa, Tommy Rae, al suelo y de intentar matarla en la casa de la pareja a cien kilómetros de Columbia-, un cargo que le valió una multa de 823 euros. Casado en cuatro ocasiones, tenía seis hijos uno de los cuales falleció en un accidente de tráfico.

Más sobre: