Britney redecora su vida: nueva casa, nuevo tatuaje, ¿nuevo novio?...

La cantante, que acaba de adquirir una nueva mansión en una exclusiva urbanización de Beverly Hills, se ha tatuado una estrella en la mano derecha

Y a aquello de redecorar su cuerpo, se une ahora su nueva casa, donde comenzar una nueva vida. La cantante ha decidido abandonar la casa que compartió con Kevin Federline, no ha vuelto a pisarla desde que anunciar su divorcio, ponerla a la venta y comprarse una nueva mansión en Bervely Hills. Según la revista Star, la casa es de estilo mediterráneo, tiene una gran piscina, cinco dormitorios, seis cuartos de baño, una biblioteca y un cine, está situada en Mullholland Drive y le ha costado cerca de siete millones de euros.

Mudanza exprés
Al parecer Britney tiene prisa por mudarse y comenzar allí una nueva vida junto a sus hijos, cuya custodia está aún por determinar (en los últimos se ha añadido a la batalla que le enfrenta a su ex marido, la petición que éste estaría pensando hacer de una prueba de ADN que determine si es el padre de Jayden James). Según la agente inmobiliario que ha cerrado la venta, la artista ha pedido a los anteriores dueños que dejen libre cuanto antes la mansión y las ha ofrecido comprar sus muebles. "A Britney le gustó la casa tal como estaba. No quiso tener que comprar muebles nuevos que retrasaran su mudanza" explicó la agente Bárbara Corcoran a lo que añadió: "La nueva casa de Britney es excelente para dar fiestas. Está en la mejor calle, en un callejón cerrado y no necesita absolutamente ninguna reparación".

¿Sólo un romance?
Quizás esa nueva vida incluya a su nuevo compañero de fiestas, el productor Jonathan Rotem, de quien últimamente no se separa. Aunque para eso parece que habrá que esperar algún tiempo para saber si se trata de un romance de otoño (por la red circulan unas imágenes de ellos besándose) o es algo que vocación de futuro.

Más sobre: