Un nuevo obstáculo en la adopción de Madonna

La cantante podría perder la custodia provisional con la que sacó al pequeño David de Malawi si finalmente prospera la demanda de 67 organizaciones defensoras de los derechos humanos, que ha admitido a trámite el juez que lleva el caso

Ajena a la noticia Madonna abandonaba esta mañana su casa de Londres como cada día para asistir a su clase de Pilates en un gimnasio cercano. Nada parecía perturbar su rutina, aunque lo cierto es que hoy se ha levantado con un problema más en el que pensar. El juez malauí Andrew Nyrenda admitió ayer a trámite la demanda presentada por una coalición de 67 organizaciones de defensa de los derechos humanos contrarios a la decisión del juez de otorgar a la cantante un permiso provisional para sacar al pequeño David de su país natal, mientras se estudiaba su adopción definitiva. La coalición considera que esta decisión viola las leyes de Malawi, que durante años han prohibido la adopción de bebés malauíes por parte de los no residentes. Es más, las organizaciones acusan al Gobierno de haber "hecho la vista gorda" en este caso y de incumplir unas leyes que "están hechas para proteger a los niños".

Revisarán la custodia provisional
El juez considera que las organizaciones han presentado un conflicto que debe ser escuchado por la justicia y que, con vistas a futuras adopciones, es conveniente que se cree jurisprudencia al respecto. Por ello hará una revisión completa de la custodia provisional que se le dio a la cantante el pasado mes de octubre, cuando visitó Malawi.

Madonna se defiende
Además de un comunicado remitido a los medios horas después de la llegada de David a su nuevo hogar en el que la cantante aseguraba haber actuado conforme a la ley, Madonna se ha defendido en varias apariciones públicas de éstas y otras acusaciones como las que decían que la cantante se había aprovechado de sus influencias para conseguir a su bebé. En una entrevista emitida en televisión y concedida a la todopoderosa Oprah Winfrey, la mujer de Goy Ritchie dijo estar sorprendida por la polémica que se había creado entorno a su adopción y comentó estar conmocionada por las declaraciones del padre del niño (dijo que no sabía que finalmente la artista se llevaría del país al bebé) ya que ella actuó conforme a la ley y recibió "la aprobación oral y escrita de la familia del pequeño".

La artista aseguró entonces no sentirse dolida con los medios pero sí desilusionada. "Entiendo que los rumores y las historias negativas venden periódicos pero pienso que esto desalienta a otras personas que quieran hacer lo mismo que yo, abrir las puertas de su hogar y dar una mejor vida a un niño que vive en un orfanato y que posiblemente no pase de los cinco años. Cualquiera que haya tenido esa idea, se sentirá desalentado" dijo la cantante. Madonna "adoptó" al pequeño durante un viaje humanitario al país africano en el que visitó varios orfanatos construidos gracias a la donación económica que la cantante hizo a la ONG Raising Malawi, de la que, por otro lado, es miembro.

Más sobre: