Britney Spears y Paris Hilton: dos rubias en apuros

Desde que la cantante anunció su separación, no ha parado de divertirse a lo grande junto a la heredera del imperio Hilton, que se ha convertido en su amiga inseparable

Dice el refrán que "al mal tiempo buena cara". Y ese parece ser el lema que ha decidido seguir la joven Britney Spears en su nueva vida. Desde que el pasado 7 de noviembre anunciara, cuando menos se esperaba, su separación del bailarín Kevin Federline, la cantante no ha parado de poner buena cara a la vida y disfrutar de su nueva soltería. Como si hubiera dado por concluido su voluntario retiro -dijo que se tomaría un tiempo para dedicarse a su familia- se prodiga en fiestas, discotecas y locales de moda de Nueva York, Las Vegas y Los Ángeles.

A excepción de unos días que se tomó para volver a su Lousiana natal, donde visitó a su familia, Britney Spears ha viajado de Nueva York a Las Vegas y de vuelta a Los Ángeles en apenas dos semanas visitando algunos de los locales más concurridos de estas ciudades. Junto a ella, ha estado en estas noches interminables, la "especialista en fiestas" Paris Hilton. La heredera del imperio hotelero se ha convertido en su inseparable amiga. Quizás ahora que Paris prueba suerte en el mundo de la música no está de más tener al lado a la mismísima princesa del pop. Desde que se encontraran en Las Vegas, donde dieron buena cuenta de la marcha de la "ciudad del pecado" no se han separado. Juntas viajaron a Los Ángeles para asistir como presentadoras en la entrega de los American Music Awards, juntas organizaron la fiesta que dieron tras la ceremonia en la mansión de Paris Hilton y que terminó cancelada por la policía que fue avisada por los vecinos ante el volumen que cobraba la velada.

Juntas se fueron de compras este fin de semana a unos conocidos almacenes de Malibú. El pequeño Sean Preston, el hijo mayor de la cantante (que por cierto lució una llamativa gabardina con estampado de piel de leopardo) les acompañaba en esta "excursión" que acabó con agentes de la policía escoltándolas de vuelta al coche dado el revuelo que con sólo su presencia se originó. Y juntas volvieron a salir horas después convirtiéndose en las reinas de la pista de aquellos locales que visitaron. Y no es para menos dado el modelito. Compartiendo medias (cada una llevaba una pierna con una media de rejilla y la otra al descubierto) Britney lució un escueto vestido verde con un escote de infarto de aquellos que cuesta no mirar y un mini-abrigo de piel para no enfriarse. Paris, más discreta -cuesta casi decir esto- eligió un vestido de cóctel rojo con cazadora de cuero negro.

PINCHE SOBRE LAS IMÁGENES PARA VER SUS AMPLIACIONES Y OTRAS FOTOGRAFÍAS

Más sobre: