Michael Jackson ultima en Londres su vuelta a los escenarios

El cantante reaparecerá este noche durante la entrega de los World Music Awards después de nueve años sin actuar

Como la estrella que fue o como la que esta noche resurgirá sobre el escenario, Michael Jackson llegó a Londres acompañado de sus hijos, Paris, Prince Michael I y Prince Michael II, y de la niñera de éstos, Grace Rwaramba, de 39 años, con la que se ha rumoreado estaría pensando en casarse y de quien se dice es la verdadera artífice del nuevo rumbo que parece querer dar a su vida el que fuera el rey del pop. Michael Jackson se encuentra en Londres para asistir a la entrega de los World Music Awards, donde recibirá el Premio Diamante, un galardón que homenajea a los artistas que han vendido más de 100 millones de álbumes. La velada será además el marco elegido por el artista para su vuelta a los escenarios, puesto que está previsto que Michael Jackson interprete durante la gala, presentada por la cantante y actriz Lindsay Lohan, su éxito "Thriller".

A pesar de su tan anunciado cambio de estilo de vida, Michael Jackson no puede evitar las excentricidades del pasado y desde que ha llegado a Londres no ha parado de hacer lo que mejor se le da: ser una estrella. El cantante ha alquilado dos pisos del lujoso Hotel Hempel de cinco estrellas situado en el exclusivo barrio de Notting Hill para él y su familia por el módico precio de más de 9.000 euros la noche. Ha pedido además que se retiren todas la velas de las habitaciones de sus hijos y que sustituyan en éstas los chocolates de cortesía por fruta fresca y zumos naturales.

A medianoche de ayer, el cantante salió a realizar unas compras a una tienda de ropa muy popular en el Reino Unido que abrió las puertas de su local de Oxford Circus a esas intempestivas horas en exclusiva para el artista. La idea de la visita privada surgió durante una cena con el director de la boutique, Sir Philip Green, en el exclusivo restaurante Nobu de Londres. Bien entrada la madrugada Michael Jackson volvió, escoltado por los más de 25 guardaespaldas que ha contratado para su estancia en Londres, a su hotel donde un buen puñado de fans le esperaban. Y como respuesta a tanto cariño, el rey del pop salió al balcón de su habitación a saludar y lanzar besos al aire.

Más sobre: