Kevin Federline reclama a Britney una pensión y avisa de que luchará por la custodia de sus hijos

El rapero se enteró de que su mujer había pedido el divorcio a través de un sms mientras grababa un programa de televisión

Kevin Federline responde. Tras la gran sorpresa que dio a principios de semana Britney Spears, cuando, harta de las juergas de su marido -dicen las malas lenguas-, presentó la demanda de divorcio ante un tribunal de Los Ángeles, la respuesta del aspirante a rapero no se ha hecho esperar. Kevin, que se encontraba promocionando su álbum debut Playing with fire en Canadá, le pide a su millonaria mujer una pensión de manutención, que sufrague las costas del juicio y sobre todo solicita la custodia de los hijos del matrimonio, Sean Preston, de 13 meses de edad, y Jayden James, de tan sólo dos meses.

Un inoportuno mensaje
Dos días ha tardado en reaccionar el que fuera bailarín. No es para menos dado que para Kevin todo resultó una gran sorpresa. El cantante, al parecer, se enteró a través de un sms que su esposa había pedido el divorcio mientras grababa un programa de televisión. El momento fue captado por las cámaras del programa tal y como puede verse en un vídeo colgado en la página de YouTube y que se convirtió ayer en el más visto de la web con más de un millón de visitas. En él se puede ver al cantante hablando con devoción de su mujer y sus hijos durante un encuentro con sus fans; minutos después mientras es entrevistado por el conductor del programa recibe un mensaje en el móvil que tras leer le cambia la cara. Kevin abandona entonces el set de rodaje y se refugia lejos de las cámaras. Treinta minutos después vuelve a escena, pero en su rostro no logra borrar el abatimiento.

Batalla legal por los niños
Según fuentes cercanas al cantante, Kevin anda furioso porque su mujer no le avisara de sus intenciones y que lo hiciera justamente cuando se encuentra promocionando sus disco debut. Así es que se ha puesto manos a la obra para lo que se perfila como una batalla legal, similar a la que están viviendo Paul McCartney y Heather Mills y dos días después de que Britney presentara la demanda de divorcio (tenía 30 días para hacerlo), Kevin Federline acudió al mismo tribunal para cursar su propia demanda. El primer punto de confrontación: la custodia de sus hijos. El aspirante a rapero ha solicitado la custodia de los dos pequeños, algo que Britney Spears pretende para sí.

Una pensión y 24 millones de euros
El segundo punto en conflicto: el dinero. El rapero le ha pedido una pensión de manutención a su mujer y argumenta que los 3 millones de euros, que figuran en el contrato prenupcial que firmaron tras su boda por el cual la princesa del pop le daría en caso de disolución de matrimonio, resultan insuficientes después de dos años casados. Kevin Federline solicita 24 millones de euros y la mitad de lo que Britney obtenga de la venta de su casa de Santa Bárbara, valorada en algo más de 10 millones de euros.

Y Kevin sigue de fiesta
Y mientras cada uno capea el temporal como puede. Britney Spears sigue en Nueva York, donde ayer fue vista acudiendo a los estudios Sony, ciudad en la que parece haber fijado su residencia. Allí también vive su hermano Bryan, quien parece estar detrás de esta decisión de la artista de mudarse temporalmente a la Gran Manzana. Kevin Federline, por su parte, se encontraba ayer en Chicago donde daba un concierto. El rapero finalmente se vio obligado a regalar las entradas para conseguir un público frente al que demostrar sus dotes para la canción. Tras su actuación el rapero siguió la fiesta en el local en compañía de unas chicas. Al final la policía tuvo que acompañarle a su hotel, después de éste, con una botella de whisky en la mano, saliera del local y comenzara a gritar: "Chicas, ¿no sabéis que vuelvo a ser un hombre soltero?".

Más sobre: