Whitney Houston, el renacer de una diva

Primera y espectacular aparición de la cantante desde su ruptura matrimonial

Quién la ha visto y quién la ve. Ha sido romper con su marido -y para muchos culpable de sus males- y renacer como el ave Fénix de sus cenizas. Whitney Houston no podía haber elegido una gala mejor para reaparecer tras el anuncio de su separación de Bobby Brown: Carrusel de la Esperanza. Justamente la que ella ha recuperado después de años inmersa el infierno del alcohol y las drogas.

Un año después de que las imágenes de la cantante demacrada y prácticamente irreconocible dieran la vuelta al mundo, Whitney, de 43 años, ha recuperado el glamour de antaño. Si en los años noventa el cóctel de belleza y voz privilegiada la convirtió en la estrella por antonomasia, el pasado fin de semana dejó boquiabiertos a aquellos que pudieron verla en el acto benéfico organizado a favor de la diabetes infantil. Ni rastro de adicción, delgadez extrema o locura transitoria, la diva que ha vendido más de 100 millones de discos (y ganado 21 premios musicales, entre ellos seis Grammy) había regresado enfundada en un vestido negro de quitar el hipo y del brazo del productor Clive Davis, el encargado de devolverla a las listas de éxitos (será su primer disco desde 2002). "Me siento muy bien", comentó.

En la retina de todos está aún la cantante deprimida y demacrada que cayó en las drogas en pleno auge de su carrera. Después llegarían las detenciones, los presuntos malos tratos y una vida rota, hasta que el año pasado, su cuñada, Tina Brown llegó a confesar al diario "The Sun" que la estrella podría morir de no salir "de su adicción, ya que se pasa todo el día encerrada en una habitación donde se dedica a consumir droga". De hecho hasta su resurgir muy pocas habían sido las apariciones de Whitney, recluida como estaba en su mansión de Atlanta y rodeada de basura (al parecer padecía el llamado síndrome de Diógenes).

Tras haber puesto punto y final a catorce años de tormentosa unión con Bobby Brown, será ahora el juez quien decida quién tendrá la custodia de la única hija del matrimonio, Bobby Kristina, de trece.
Hace unos días, Denzel Washington, quien fuera pareja de la estrella de El guardaespaldas (la banda sonora ha sido la más vendida de todos los tiempos) en el filme La mujer del predicador en 1996 se mostraba encantado con su recuperación: "Hablé con ella cuando estaba en Nueva Orleans rodando mi último filme. Whitney ha decidido recuperar su vida y rezo porque así sea. Lleva meses sin drogas y sé que va a volver a lo grande. La gente la ama, es una de las grandes voces, pero ha tenido una vida muy dura".

Más sobre

Regístrate para comentar