Madonna vuelve a casa convertida de nuevo en mamá

La cantante ha viajado a Nueva York junto a sus tres hijos

Madonna viajó ayer desde Londres hasta Nueva York junto a sus tres hijos, Lourdes María, Rocco y el pequeño David, mostrando su faceta más maternal y demostrando que a pesar de toda la polémica que ha levantado la adopción en Malawi de su nuevo hijo, son una familia unida y feliz. La reina del pop vuelve a la Gran Manzana, ciudad en la que vivió durante muchos años, convertida de nuevo en mamá. Este es el primer viaje en familia de David, que a su temprana edad, tan sólo tiene trece meses, conocerá el país de origen de su madre. La cantante llegó al aeropuerto con su pequeño en brazos, que iba vestido de sport y lucía una pequeña pulsera roja en su mano izquierda, que es un distintivo de la Cábala, religión que profesa su madre.

En pocas semanas la vida de David ha pasado por muchos cambios, ya que de vivir en un orfanato en Malawi ha pasado a la lujosa mansión que Madonna posee en Londres, y ahora está en la ciudad de los rascacielos disfrutando de unos días de descanso con su nueva familia. Lourdes María, de nueve años y Rocco, de seis, están muy contentos con la llegada de su nuevo hermanito, y su madre en la entrevista que concedió la semana pasada a Oprah Winfrey, les agradeció que hayan acogido tan bien al pequeño.

Durante su estancia, que al parecer será sólo de un par de días, en Estados Unidos, Madonna tiene previsto aparecer en las noticias de la NBC y en los programas Today y Dateline, donde promocionará su libro English Roses: To Good to be true y responderá a todas las acusaciones que ha recibido por la adopción de David. Una polémica adopción que la ha llevado a las portadas de los rotativos de medio mundo, donde se decía que la cantante se había aprovechado de sus influencias para conseguir a su bebé, acusaciones que ya se encargó de desmentir la semana pasada en el programa de Oprah Winfrey.

Más sobre: