El bailarín Rafael Amargo se separa de su esposa, Yolanda Jiménez

El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo y su esposa,Yolanda Jiménez,han decidido poner fin a su matrimonio,después de tres años casados y un hijo en común,León, nacido en enero de 2005.

La pareja, a la que une su pasión por la danza, comenzó su relación en 2002,cuando Yolanda era una de las primeras bailarinas de la compañía de Amargo.Así recordaba el artista, meses antes de su enlace, cómo había surgido la chispa entre ellos: «Ella conoce todo mi pasado amoroso, todas mis relaciones anteriores, al igual que yo las suyas, porque nos hemos usado siempre el uno al otro como paño de lágrimas. Un día los dos, llorando juntos penas de amores,pensamos: "¿Y por qué no nos queremos nosotros?" —bromea, con un aire conquistador—. Y nos quisimos...».

La noticia de su ruptura no ha dejado de sorprender, ya que Rafael y Yolanda,que se casaron en Ibiza en septiembre de 2003, se habían mostrado siempre como una pareja compenetrada y feliz, incluso en los momentos más agridulces del pasado, cuando, mientras anunciaban su paternidad en las páginas de ¡HOLA!, también el bailarín se veía obligado a defenderse de las acusaciones de malos tratos vertida contra él por Olga Pericet, que había sido su primera bailarina durante seis años.

Más sobre: