Heather Mills acusa a Paul McCartney de ser un hombre violento

Cuando todo parecía indicar que Paul McCartney y Heather Mills estaba a punto de alcanzar un acuerdo económico para zanjar definitivamente el proceso de su divorcio, que incluía el silencio de la modelo sobre las causas de su separación, una nueva ‘bomba informativa’ ha dado un vuelco a la historia. El diario británico The Evening Standard filtró ayer un documento con un total de 13 páginas en el que Heather Mills acusa al ex Beatle de ser un hombre violento, de abusar del alcohol y consumir sustancias prohibidas entre otra serie de perlas que dibujan a un Paul McCartney muy distinto al que conocíamos hasta ahora.

Según cuenta Heather Mills en sus alegaciones a la demanda de divorcio presentada por Paul McCartney y filtradas ayer por la prensa británica, los problemas de la pareja comenzaron a los cuatro meses de contraer matrimonio. En octubre de 2002 cuando volvían de una fiesta el matrimono se enzarzó en una amarga discusión que terminó en pelea. Según alega Mills, su entonces marido la agarró del cuello y la tiró sobre un mesita. El ex Beatle salió entonces de casa y dado su estado de embriaguez, se cayó, rodó por una colina y se rompió el brazo. La historia se repite en varias ocasiones según narra la modelo, que incluye un episodio en el que la llamó "perra desagradecida" y la tiró contra el suelo estando embarazada de cuatro semanas de la hija de ambos.

No quería que amamantara a su hija
Heather Mills, de quien se ha dicho podría estar viviendo un romance con su entrenador personal, Ben Amigoni, cita otras situaciones desagradables vividas durante sus cuatro años de matrimonio. Quizás la que más llama la atención es la relativo a la alimentación de su hija Beatrice. Según la modelo el cantante no quería que ella diera de mamar a su hija. "Esos pechos son míos" comenta Heather en el documento legal que dijo el artista.

La modelo asegura además que tuvo que retrasar una intervención quirúrgica importante para su salud porque interferían con las vacaciones del cantante y que éste no le dejaba tener un orinal bajo la cama para evitar tener que levantarse al baño durante la noche porque era una cosa ‘de viejas’. (Recordemos que la modelo perdió una pierna en un accidente de moto en 1993 y desde entonces usa una prótesis que se quita cada noche para dormir).

Dos cenas distintas todos los días
A las quejas de la cantante, que por cierto ha contratado los servicios del abogado Anthony Julius, el mismo que se ocupó del divorcio de Lady Di y el príncipe Carlos de Inglaterra, se une la obligación impuesta por su marido de hacer todos los días dos cenas distintas llegara a la hora que llegara a casa y en un época (diciembre de 2003) en la que le modelo asegura sufría unos dolores muy intensos debidos a una rotura de pelvis por una caída.

Más sobre: