¿Está Heather Mills de nuevo enamorada?

El periódico británico News of the world fue el primero en apuntar la pasada semana a una posible relación entre la todavía mujer de Paul McCartney (el proceso de separación sigue su curso pero aún no ha concluido) y su entrenador personal. Se decía entonces que Heather Mills y Ben Amigoni se había hecho inseparables desde que la modelo y el ex Beatle anunciaran su separaciónel pasado mes de mayo, que había su principal apoyo en estos duros meses de dimes y diretes... en fin que había su compañero en su ‘voluntario exilio a Estados Unidos’.

Ha sido precisamente en este país donde hemos podido captar las primeras instantáneas de los dos juntos. Heather y Ben fueron vistos a su llegada al aeropuerto de Los Ángeles, del que salieron en el mismo vehículo conducido por la modelo. De allí se dirigieron a su apartamento, el mismo que Paul McCartney, le compró en mayo cuando rompieron. Un piso de cinco habitaciones que comparte con la pequeña Beatrice, su niñera y sus guardaespaldas.

Catorce años menor
Muchos han sido los medios de comunicación en el Reino Unido, que a raíz de estas imágenes, han incidido en la idea de que Heather Mills podría haber encontrado el amor en su entrenador personal, catorce años menor que ella. Sin confirmación por supuesto por ninguno de los protagonistas, los amigos de Heather afirman que tan sólo mantienen una relación de amistad, mientras los más cercanos al cantante aseguran que "si Paul se enterara, se volvería loco" y añaden que hasta ahora sus empleados le ocultaron la estrecha amistad entre Heather y Amigoni para no causarle un disgusto.

La modelo conoció a este entrenador en un club deportivo de Peasmarsh, cercano a su residencia, cuando aún vivía con el ex Beatle. Hace dos meses Heather contrató sus servicios para superar el estrés que le estaba causando el proceso de divorcio. Desde entonces Ben ha sido su hombre sobre el que llorar, su compañero de fatigas y quien sabe si, el tiempo lo dirá, algo más.

Dos turistas se 'cuelan' en la casa de McCartney
No precisamente para disgustos está Paul McCartney. Después de verle sonriente la semana pasada al lado de su hija, Stella, que le mimó en París, donde presentaba su nueva colección dentro de la Semana de la Moda de la capital francesa, el ex Beatle se ha encontrado una desagradable sorpresa en su regreso a casa. Dos turistas estadounidenses se las ingeniaron para entrar en la casa del cantante y grabar tranquilamente su interior en un vídeo que ya han colgado en la red. El cabreo del artista dicen que fue monumental, sobretodo después de que Paul ordenara aumentar la seguridad de su casa a raíz del anuncio de separación para evitar ser el objetivo de paparazzi y curiosos.

Más sobre: