Julio Iglesias canta al amor en 'Romantic classics', un disco dedicado a su padre

Pocos artistas como Julio Iglesias tienen esa maravillosa y rara capacidad de fascinar con sus canciones por igual a jóvenes y mayores, a mujeres y a hombres, a los amantes de la música melódica y a los seguidores de las nuevas tendencias. No es, por ello, simple casualidad que sea el artista latino que más discos ha vendido en la historia y que cada uno de sus lanzamientos discográficos se convierta en un verdadero un acontecimiento en todo el mundo. La noticia ahora de la publicación de Romantic Classics, su nuevo disco, el primero grabado en inglés desde aquel celebrado Crazy, de 1994, es sin duda motivo de celebración.

En Romantic Classics, Julio Iglesias hace lo que mejor sabe, cantar al amor, pero lo hace de una manera muy especial, reinventando con su inconfundible estilo algunos de los temas más románticos del pop, el rock y el country de los años 60, 70 y 80. Julio ha consagrado casi dos años de trabajo a la selección, grabación y producción de las canciones. "Sin tener en cuenta la época o el estilo, las canciones que he incluido tienen en común un mismo tema, uno que ya he explorado varias veces en mis trabajos. Todas hablan de un modo u otro de las distintas etapas que se viven durante una relación, desde el enamoramiento y la pasión, a la ruptura o la traición. Y todas tienen melodías a las que es imposible resistirse y letras que seguirán teniendo sentido mientras haya gente enamorándose y desenamorándose".

Viendo el listado de canciones incluidas en él entendemos perfectamente sus palabras. Encontramos temas tan conocidos como "Careless whisper", la canción que George Michael popularizara en los últimos años 80; todo un clásico de la historia del rock & roll, "Always on my mind", de Elvis Presley; versiones de "Everybody’s talking", de Harry Nilsson; el tema principal de la película Cowboy de medianoche, "How can you mend a broken heart?", de los australianos Bee Gees; "Drive" de The Cars -toda una referencia de la new wave americana de los primeros 80- así como "Right here waiting", de Richard Marx por destacar sólo algunos de los once temas que integran el álbum.

Tras la muerte de su padre, el doctor Iglesias Puga en diciembre del año pasado, Julio Iglesias se consagró a su trabajo y se encerró en el estudio de grabación para preparar no sólo este disco que ahora llega a las tiendas, también otros en español y en francés que verán la luz próximamente. "Mi padre, los últimos meses antes de morir, me insistía mucho en que tenía que hacer un disco en inglés; me decía que hacía doce años que no sacaba un trabajo en inglés..., y este álbum, en cierta medida, está dedicado a él".

Más sobre: