Cher renueva su casa y vestuario subastando más de setecientas obras de arte, vestidos y joyas

Carácter, coraje y espectáculo, Cher es el talento y la imagen que permanece. Por eso, tal vez muchos no recuerden por qué película se llevó un Oscar (Hechizo de luna) pero a pocos se les olvida la espectacularidad del traje de Bob Mackie con el que recogió la estatuilla en 1988 y que ahora se podrá adquirir, al igual que las joyas que utilizó en el famoso programa de televisión Sonny and Cher Comedy Tour, de 1974, que presentaba junto a su pareja artística y en la vida real, Sonny Bono, con quien formó un dúo mítico en la historia de la música.

Son ya cuarenta y dos años sobre los escenarios y pocas pueden presumir de haber aguantado los embistes artísticos de cuatro décadas a caballo además entre la música y el cine, y haciéndolo bien en las dos vertientes, lo más difícil todavía. Pero Cher, sí. Más de cien millones de discos vendidos avalan su carrera, que tras un parón volvió a nacer con Believe(1998), el álbum que la rescató del ostracismo musical en el que se encontraba desde hacía varios años y la catapultó a los primeros puestos de las listas mundiales. En abril de 2005 terminó en Los Ángeles una supergira mundial con el nombre de Farewell Tour, que la llevó a ofrecer más de 325 conciertos a lo largo y ancho del globo. Con más de tres millones de entradas vendidas y una recaudación aproximada de 200 millones de dólares, fue éste uno de los tours de más éxito de la historia jamás realizado por un artista femenina. A finales del próximo año, Cher sustituirá en Las Vegas a Celine Dion, que lleva más de tres años (desde abril de 2003) de triunfos continuados.

Más sobre: