Cher renueva su casa y vestuario subastando obras de arte, vestidos y joyas

Renovarse o morir. Ese ha sido el lema de vida de la polifacética y siempre chocante Cher, que a sus sesenta años, sigue siendo la reina de la reinvención con un espectacular físico, según muchos esculpido a golpe de bisturí, y con más ganas que nunca de pisar los escenarios. La cantante y actriz, experta en redecorar su vida, quiere hacer lo propio ahora con su magnífica villa de estilo renacentista en Malibú adquirida hace unos años por dos mil millones de pesetas de las de entonces.

Por eso va a subastar más de 700 muebles, objetos -algunos de discutible gusto pero siempre en la línea de su personalidad y originalidad- y obras de arte que llenan las múltiples estancias de la mansión. La venta, organizada por las casas Sotheby's y Julien's tendrá lugar los próximos 3 y 4 de octubre en un palacete de Los Ángeles y en ella se espera recaudar más de un millón de dólares, parte de los cuales irán a parar a la Fundación para la Caridad de Cher.

El motivo de tanto desprendimiento, que además nos ha regalado la oportunidad de ver por primera vez el interior de la mansión de diez cuartos de baño, cinco dormitorios, gimnasio y piscina, es su manera de celebrar el nuevo ciclo que está atravesando, según ha contado misma a través de un comunicado: "Empiezo una nueva etapa de mi carrera y decidí renovar mi entorno, mi casa". Los setenta lotes por los que se podrá pujar incluyen su cama de cobre amarillo del renacimiento gótico fechada en 1865, una estatua del siglo XVI que representa a Cristo y varios lienzos italianos de los siglos XVII a XIX, así como también una gran cantidad de joyas, un coche Hummer de 2003 y numerosas artículos de su guardarropa personal (y profesional.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más