Mariah Carey, el retorno de una estrella

Mariah Carey ha sacudido las tristezas y ha vuelto, con más fuerza que nunca, a los escenarios. Han sido tres años alejada de su pasión, la música. Y todo por una depresión galopante, motivada en parte por sus fracasos sentimentales (el fin de su relación con Tommy Motola y el fin de su amor por Luis Miguel) y por la presión profesional (firmó un contrato con Virgin, por el que se comprometía a producir cinco álbumes. Tras el primero, Glitter, la cantante hubo de ser hospitalizada. Demasiada tensión...)

'Las aventuras de Mimi'
Al fin, se sintió fuerte. Tanto que se ha puesto manos a la obra y ha comenzado una gira mundial, que se inició en Túnez. Además, esta diva -que completó con su voz prodigiosa la historia musical de los noventa- ha decidido recuperar el sabor de antaño. De sus primeros tiempos. Y nada de ir de ciudad en ciudad en un jet privado. No, con Las aventuras de Mimi ha decidido volver a los orígenes, y se ha propuesto viajar siempre en autobús, con el resto de músicos, con su equipo: "Quiero reconectarme con el mundo, con lo que está aconteciendo. Creo que esto va a aumentar mi creatividad". Pero no queda aquí la cosa. Además, ha asegurado que un tanto por ciento de la recaudación de cada uno de sus conciertos irá destinada a obras benéficas. Todo un gesto.

Misión: Nueva York
Tras un éxito innegable en Túnez (más de ochenta mil personas dispuestas a disfrutar de su show), Mariah Carey ha proseguido la ruta... hasta llegar a Nueva York. Allí, en el mítico Madison Square Garden demostró que sigue siendo aquella voz extraordinaria que arrasó en las ondas a principio de los noventa. Esta artista, nacida en 1970, de madre irlandesa cantante de ópera, y padre de origen afrovenezolano, ha vivido, desde los cuatro años, por y para el canto. Y ahora vuelve a emerger. El concierto de Nueva York fue testigo de su fuerza.

Más sobre: