Madonna celebra su 48 cumpleaños con una gran fiesta en Londres

La cantante confesó recientemente que tiene previsto renovar sus votos matrimoniales con Guy Ritchie cuando acabe su gira

En plena gira, no exentas de polémica como casi todo lo que hace esta chica, Madonna celebró su 48 cumpleaños en uno de los locales más chic de Londres. Junto a su marido, Guy Ritchie, con el que según ha confesado recientemente tiene previsto renovar sus votos matrimoniales en cuanto termine su gira, el próximo mes de octubre, la ambición rubia organizó una fiesta -dicen que se gastó más de 90.000 euros- la misma noche en la que daba por terminada sus actuaciones en el Reino Unido.

La anfitrionada llegó tarde a su fiesta
Una hora más tarde de lo previsto, Madonna llegó junto a su marido cuando la mayoría de los invitados, entre los que se encontraban Gwyneth Paltrow (su madrina en su boda con Guy Ritchie),Kevin Spacey o Bianca Jagger, ex mujer del líder de los RollIng Stone, entre otros, miraban ya extrañados el reloj preguntándose donde estaba la anfitriona. "La verdad es que no es de extrañar que llegara un poco tarde, debía estar agotada después de su actuación en Wembley" comentaba hoy uno de los asistentes a la fiesta en la prensa británica.

Fiesta tras el concierto
La cantante llegó directamente desde el Wembley Arena, donde ofrecía esa noche el último de sus conciertos en el Reino Unido y donde más de 12.000 fans entonaron el Happy Birthday como regalo a la diva, que como deseo pidió: la paz en el mundo. Madonna vestía un diseño firmado por Roberto Cavalli formado por pantalones capri color negro y camisa con estampados en tonos cobre junto a la mejor de sus sonrisas. Y no es para menos. A sus 48 años, Madonna sigue siendo la número 1, creando estilo y polémica, acaparando portadas, luciendo una figura envidiable, es madre de dos hijos -precisamente hace unos días informábamos de la celebración del sexto cumpleaños del menor de sus retoños, Rocco-, feliz esposa... qué más se le puede pedir a la vida?.

DJs franceses
Dicen que la velada no defraudó a nadie y que se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Al parecer, la cantante contrató a dos DJs franceses para que animaran la fiesta con lo mejor de la música electrónica del momento. ¿Acaso sonó algún tema de su Confessions on the dance floor?

Más sobre

Regístrate para comentar