Entrevista y fotografías exclusivas de la boda de David Bustamante y Paula Echevarría

—¿Sois muy apasionados?
Imagínate, a los tres meses nos compramos una casa juntos.
—Y a los pocos meses, os comprometéis...
A los siete meses, yo le pido que se case conmigo —interviene David.
—¿Cómo fue ese momento?
La llevé a Venecia. Y en el Puente de los Suspiros me arrodillé y le pedí que fuera mi esposa. Yo pensaba que estábamos solos, pero resulta que había cincuenta españoles. Y de repente oigo: «¡Mira, el "Busta"!». Pero ya no podía parar y seguí adelante. Se lo pedí, lloramos, nos abrazamos y nos besamos. Y todos los españoles se pusieron a aplaudir. (Paula y David ríen con ganas recordando ese momento.)
—¿Estaba clara la respuesta?
Dije: «¡Que sí, que sí!» —dice Paula.
—No, no, no fue tan claro. Te salió un puchero y esa fue tu respuesta. Y yo le pregunté: «¿Eso qué es, que sí o que no?». (Y vuelven a reír.)
—Tenéis una bonita historia, David.
Sí que lo es. Fue natural, sin forzar, sin presión.
—Supongo que también alguien os diría que érais muy jóvenes y que llevabais poco tiempo juntos...
¡Muchísima gente! Pero tanto David como yo tenemos las ideas muy claras, tanto lo que queremos como lo que no queremos. Y queremos formar una familia y tener un hogar. (Y se miran sonriendo.)
—Y como veo, os lo pasáis fenomenal juntos.
Nos divertimos mucho y somos muy amigos. Somos colegas. Creo que es lo más importante, porque soy consciente de que la pasión no van a ser la misma dentro de treinta años. Pero la amistad y el cariño no van a morir nunca... si los sabes cuidar —nos dice David.
—Y hablando de familia. Los dos sois muy niñeros...
Nosotros nos casamos para tener niños, si no, seguiríamos viviendo juntos. En cuanto podamos, tendremos un equipo de fútbol sala. Así que echa cuentas. Inmediatamente no será por compromisos profesionales de ambos. Y porque nos vamos a vivir a Miami —responde David.
—¿Cuándo? A principios de año, y estaremos al menos un año fuera.
—¿Y qué harás con tu serie, Paula?
Me caso para estar con mi marido, eso está claro. Si él se va, me voy con él. Lo de la serie se arreglará.

Más sobre

Regístrate para comentar