Ha sido su primera entrevista desde que un médico le diagnosticara, hace algo más de un año, cáncer de pecho. En aquel momento, y según sus propias palabras, aquella afirmación fue "como una bomba" que se le venía encima. Faltaban cuatro días para que comenzara su gira australiana y en lo único que ella pensaba era en que tenía que subir a un avión dos horas más tarde. Fue su padre el que la calmó, le dijo que no iba a ir a ninguna parte y la obligó a sentarse de nuevo. En aquel momento se sentía incapaz de asumir tanta información, tal y como comenta la cantante australiana en la entrevista concedida al canal de televisión Sky One.

Un día de gracia
Con semejante shock, Kylie Minogue necesitaba pensar y se tomó un par de horas para pasear por la playa con su hermano Brando y su novio, el actor francés Olivier Martínez. Fue "un día de gracia", dice la australiana. 24 horas después la cantante tuvo que hacer público el anuncio de la cancelación de la gira y de su terrible enfermedad.

Con lágrimas en los ojos, en numerosos momentos de la entrevista, Kylie ha repasado cómo ha sido este largo año. La operación para extraerle el tumor, el traslado a París -ciudad en la que reside su novio- para darse las sesiones de quimioterapia, con la consiguiente caída del pelo; el nuevo traslado a Australia dónde ha seguido el tratamiento de radioterapia; el no poder moverse de la cama; las depresiones y, por encima de todo, la lucha en esta batalla sin tregua.

Pero no ha estado sola. Su familia la ha arropado y su novio, Olivier ha sido una baza importantísima en su recuperación. Algo que ha quedado demostrado en las palabras de la actriz que, a sus 38 años, asegura que no quiere dejar escapar la ocasión de tener hijos con el actor francés.

La cantante ha confirmado que dará una serie de conciertos en Inglaterra a principios del próximo año. Las entradas se agotaron en menos de seis minutos, por no mencionar el colapso que sufrió su página web al ser solicitadas miles de entradas a la vez.

Más sobre

Regístrate para comentar