Britney Spears, ahora de morena

Rara es la semana en la que los medios no se centran en la cantante norteamericana. En esta ocasión, se la vió paseando junto a su hijo, Sean Preston, por las calles de Nueva York. A la artista no le queda mal el cambio y parece que, desde luego, lo lleva más arreglado que en otras ocasiones.

No obstante, algunos detractores ya se han apresurado a decir que lo que ha hecho no es muy responsable ya que en su estado, está embarazada de cuatro meses, el tinte podría ser nocivo para el futuro bebé.

Más sobre: