Shakira y sus movimientos de cadera conquistan Madrid

Las sorpresas comenzaron con la aparición del grupo Pereza, que caldeó los ánimos con sus temas más coreados. ‘Princesas’, ‘Todo’ y ‘Madrid’ fueron las melodías teloneras de lujo para un concierto que se anunciaba sin aperitivos. Después, casi una hora de espera y, por fin, ella. Con los pies descalzos y vestida de negro, Shakira puso en pie a la plaza de Las Ventas con sus éxitos más conocidos. El primer concierto de la colombiana en Madrid -hoy viernes repetirá- estaba lleno hasta la bandera, y es que se agotaron en seguida las entradas para las dos citas de la capital.

Encantada de estar de nuevo en Madrid, como aseguró ella misma, -el fin de semana pasado ya participó en otro recital con motivo del aniversario de una conocida emisora de radio- comenzó con su ‘Estoy aquí’ y ‘Te dejo Madrid’, para intercalar después temas de su último album, ‘Fijación Oral’. La colombiana hizo un equilibrado repaso de sus trabajos más conocidos en España. Canciones que ya quedan para el recuerdo: ‘Antología’, que ella misma compuso cuando era adolescente, ‘Ciega, sordomuda’ y ‘Pies Descalzos’, recordaron a todos los inicios de su éxito en España, mientras que ‘La tortura’ y ‘Mi vida’ fueron buena muestra de la evolución de su personal estilo.

Fiesta de colores y baile
Pero Shakira no es sólo voz y música, es también personalidad y sobre todo espectáculo y baile. Danzas inspiradas por su ascendencia libanesa, con las que la artista llenó el escenario de velos, cuentas brillantes y flecos que se movieron siguiendo el frenético ritmo de sus caderas. Ellas tampoco defraudaron en el dúo con Alejandro Sanz -su aparición fue otra de las sorpresas de la noche cuando empezaron a sonar los primeros acordes de ‘La tortura’- ‘Ojos así’ y la que ya se ha convertido en bandera de su gira, ‘Hips don’t lie’. Como si se tratara de un camaleón, Shakira se transformó con cada una de las canciones, conquistando cada vez más al público, de todas las edades y totalmente entregado, que se desgañitó coreando las letras. Un espectacular vestido rojo fue el protagonista de ‘No’ y, con él, Shakira creó figuras exóticas e imposibles, que como llamas la envolvieron por un segundo.

La vinculación de la artista con Madrid es desde ahora, no sólo sentimental, sino oficial. Siempre se ha sentido muy a gusto en la ciudad, como se encarga de comentar siempre que tiene oportunidad, pero es que ahora ha firmado un acuerdo con el Gobierno de la Comunidad, en beneficio de su Fundación Pies Descalzos. A la de barranquilla le faltan aún varias citas en España, país elegido para iniciar su gira mundial, en las que su fiesta, una perfecta mezcla de luces y movimientos sensuales, llenará de sonidos latinos las calles.

Más sobre: