Las primeras imágenes de la hija de Geri Halliwell, Bluebell Madonna

—¿Siente que la maternidad la ha cambiado?
Me siento completamente diferente. Parece una fase completamente nueva en mi vida. Toda vanidad se ha esfumado.
—¿Hay ahora mismo algún hombre en su vida?
No, y para ser sincera, no me importa. Estoy demasiado absorbida por mi bebé.
—¿Cómo describiría a Bluebell en estos momentos?
Sus rasgos son muy delicados. Tiene la nariz respingona estilo Halliwell y tiene mi labio superior. Ya tiene su propia personalidad: al ser Tauro, está destinada a tener los pies en la tierra, a ser muy sensible, testaruda, directa y muy equilibrada.
—¿Se preparó bien para el parto?
Hacia el sexto mes pasé por un cambio enorme. Empecé a caminar y a hacer yoga, mientras antes había estado muy pasiva y me había sentido muy aletargada. De repente deseé ser una madre sana y en buena forma.
—¡Al final mereció la pena!
¡Oh, Dios mío, sí! Cuando cogí a mi bebé en mis brazos sólo pensé: «Muchísimas gracias». Todo lo que deseo es que mi hija esté sana y sea feliz y sincera consigo misma.
—¿Le ha gustado que fuera niña? ¡Estoy encantada! Iba a estar muy unida a mi hijo de cualquier manera, pero soy muy femenina y es encantador hacer todas esas cosas de niña por una hija.
—¿Tuvo un plan de parto? Los tabloides rumorearon que había decidido dar a luz en casa.
Nunca había considerado dar a luz en casa a mi primer bebé, pero confiaba en que fuera un parto natural. No soy una de esas típicas madrazas que se empeñan en «llevar el control » y no permitir una intervención durante el parto. Mi plan no estaba muy definido porque había oído muchas historias sobre las cosas inesperadas que pueden suceder: si tenía dolores, sin duda tendría anestesia epidural. Si necesitaba una cesárea, también aceptaría que me la hicieran. Ahora me río, pero en cierto momento antes de tener al bebé me sentí vulnerable y asustada.
—¿Tiene intención de seguir trabajando?
Sí. He tenido el ejemplo de una madre trabajadora desde que tenía seis años. Aunque trabajar no está entre mis prioridades tan pocos días después de dar a luz, ya tengo varias cosas entre manos.
—¿Y cómo resume ser madre?
Es sencillamente sobrecogedor, la mayor experiencia de mi vida. No se puede comparar con la «montaña rusa» de las Spice Girls. Esta es una aventura conmovedora, espiritual y física que durará siempre. Ni el éxito, ni todo el dinero del mundo podrían igualar a ser madre con Bluebell en mis brazos.

Más sobre: