David Bustamante y Paula Echevarría reforman su nuevo hogar

Cuando el 'sí, quiero' está a punto de caramelo (dos meses para el enlace, el próximo 22 de julio en Covadonga), los Bustamante han hecho piña y se han reunido en Madrid para convertir un chalé en las afueras de la capital en un 'nido de amor' con aroma a Cantábrico. En este ‘El Cantábrico’ (sin mar, pero con un jardín de 2.500 metros y una piscina que invita al chapuzón veraniego) van a vivir tras su boda David Bustamante y Paula Echevarría.

El artista ha querido dejar bien claro que, aunque su profesión le obliga a vivir en Madrid, el corazón aún le empuja hacia su San Vicente de la Barquera natal. De ahí el rótulo dorado (de dimensiones considerables) que han situado en la entrada. Para todos estos detalles de última hora, David Bustamante ha contado en estas reformas con un 'equipo' de excepción: su padre y su hermano, quienes acudieron solícitos en su ayuda con el fin de lograr un acabado perfecto en los últimos retoques a esta casa, de más de 330 metros habitables, amén del jardín antes mencionado. Como curiosidad, el padre del cantante no dudó en llevar una camiseta roja, en la que se podía leer claramente en la espalda el diminutivo de su apellido, Busta, en homenaje a su hijo David, que ha logrado con su trabajo, tesón, voz y carisma convertir su apellido en sinónimo de éxito.

En estos momentos, el cantante y su prometida están volcados en los preparativos de su boda. Una boda que ha estado en boca de unos y otros, no sólo por la simpatía que sienten hacia los contrayentes, sino también por la posibilidad de que David Bisbal y Chenoa (sus dos compañeros de ‘Operación Triunfo’) se reencontraran en Covadonga.

Al final, Chenoa se ha desmarcado y, al parecer, no asistirá al enlace. Por otro lado, David Bustamante también se ha visto envuelto en numerosos comentarios cuando se supo que él podría cantar en otra de las bodas que llenarán de sorpresa y expectación este verano: la de Carmen Martínez-Bordíu con José Campos, que se celebrará en Santander trece días antes que la del cantante. El asunto es que, más allá de sus trabajos (él, con sus conciertos y galas; ella, por el momento, a la espera de una nueva temporada de ‘El comisario’), David Bustamante y Paula Echevarría parecen muy seguros del paso que van a dar. De ahí la compra de esta magnífica residencia, aunque, según ha trascendido, la casa se ha escriturado en una quinta parte a nombre de Paula y en las otras cuatro quintas partes a nombre del cantante. Enamorados, sí; pero cautos.

Más sobre: