Bertín Osborne se casa con Fabiola Martínez el próximo junio en Sevilla

Se le preguntó entonces si las cosas cambiarían entre ellos si algún día se casaran, a lo que Fabiola respondió:
—Por ponerte un ejemplo, ahora no vivimos juntos; él vive en Sevilla y yo, en Madrid. Nos vemos todos los fines de semana, él viene a Madrid o yo voy a Sevilla. Le acompaño a los conciertos y estamos en contacto todos los días. Supongo que si nos casamos, algunas cosas tendrían que cambiar.

Los niños también salieron a relucir en la conversación:
—Me encantaría ser madre —contestó sin vacilar —. Es una de mis asignaturas pendientes. Cada vez pienso más en tenerlos. Sería ideal tener dos. Lo que sí tengo claro es que la maternidad tiene que ir acompañada del matrimonio.

También salió a relucir su relación con las hijas del que muy pronto se convertirá en su esposo:
—Me llevo fenomenal con ellas. Son unas chicas estupendas.
Fabiola aseguró creer en la institución familiar:
—Creo que como he tenido una familia pequeña, me encanta tener la casa siempre llena de gente. Cuando me separé compartía piso con siete amigas y fue una época fantástica. La familia, como institución, me parece perfecta.

Fabiola contaba también que había dejado prácticamente su carrera de modelo.
—Llevo dos años en los que no he hecho prácticamente nada, pero, la verdad, es que no tengo tiempo. Me han llamado para «castings» y no he ido..Estaba un poco cansada de viajes. Quería empezar a hacer cosas distintas; surgió lo de la bodega, y aquí estoy. ¿Televisión?(risas), se me da muy mal. Sinceramente, no soy buena actriz, y lo he intentado. He participado, entre otras cosas, en varios culebrones en Venezuela, pero no es lo mío.

El pasado mes de noviembre, durante la inauguración de la tienda de novias de Rosa Clará en Valencia, Fabiola, que conoció a Bertín cuando éste grabó su primer disco destinado a México, contaba sus sensaciones al ver los trajes nupciales:
—Me han entrado muchas ganas de casarme, porque son preciosos.

Más sobre: