Junior llevará a México las cenizas de Rocío Dúrcal

La voz de Antonio Morales (Junior) suena todavía bastante agotada al otro lado del hilo telefónico. Se acaba de cumplir un mes de la muerte de su esposa, la querida y recordada artista Rocío Dúrcal, su gran y único amor, como el propio artista nos contaba hace dos semanas en una extensa entrevista. Ahora, y mientras intenta poco a poco salir adelante con la ayuda de sus tres hijos, Antonio, Shaila y Carmen, la familia ya prepara el traslado de las cenizas hasta México, donde Rocío era y es un auténtico ídolo. Junior cuenta que será el próximo 2 de mayo cuando depositen una urna con parte de las cenizas de Rocío en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. No será un momento fácil para Antonio, como él mismo nos reconocerá en sus declaraciones, a quien el médico le ha puesto en tratamiento.

—Tenéis pensado trasladar las cenizas de Marieta a México. ¿Qué día os vais por fin?
La Misa es el día dos de mayo.
—¿En dónde?
En la catedral, en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.
—¿Y que día saldréis de España?
Eso sí que no lo sé, no sé cuando saldremos. Podemos salir un día o podemos salir otro, pero él día dos tenemos que estar allí.
—Después de la Misa funeral, ¿dónde vais a esparcir las cenizas de Marieta en México?
No, no, no van a ser esparcidas. Van en una urna que depositaremos en un nicho en la catedral. La mitad se queda aquí, en mi casa, y el resto allí, en Guadalupe.
—Cambiando de tema. Se habla de que te ibas a centrar en el trabajo de tu hija Shaila. ¿Qué hay de todo esto?
En el trabajo que tiene ahora no intervengo, ya que está grabando, y yo me dedico más a la producción. He estado muchos años produciendo a Marieta. De cualquier manera, desde que mi mujer se puso mala yo he abandonado la producción. Más adelante ya se verá.
—Ahora que se acerca el viaje a México, ¿estás nervioso por tener que revivir otra vez todo de nuevo?
Claro que sí. A nadie le gusta tener que volver a repetir todo.
—¿La pancreatitis que padeciste hace varios años?
Muy bien, ya no tengo nada desde hace mucho tiempo. No se ha vuelto a repetir nada, ni en los chequeos que me hago.
—¿Sales ya a la calle?
No, no. No tengo ganas de salir a ningún lado.
—Te noto algo más animado.
No creas, no lo estoy.
—¿Entonces, en México, no vais a hacer nada salvo depositar las cenizas?
No creo que hagamos nada. Además, ni a los niños ni a mí nos apetece.
—Háblanos de la separación de tu hijo, Antonio.
Intentamos ocultarlo hasta el final para que ella no sufriera, pero, a pesar de todo, se lo olía.

Como decíamos, Rocío es toda una figura en México. En el mundo del espectáculo se la ha conocido como «la novia de la juventud», «la señora de la canción», «la española más mexicana», «la dama de la ranchera», «la embajadora de la ranchera» y muchos otros títulos, que demuestran los logros y el respeto adquiridos por su arte. Rocío ha sido invitada a compartir escenarios con grandes personalidades del arte de todos los tiempos. Durante cuatro décadas ha permanecido en todas las listas de éxitos de América Latina y Europa, siendo la tercera estrella hispana incluida en el Salón de la Fama de la revista «Billboard» y acumulando cientos de premios y reconocimientos por su carrera.

Más sobre: