Joaquín Cortés y Marisa Jara, pareja sorpresa de la temporada

Es lo que se llama un soltero de oro. Hasta ahora, ninguna mujer ha conseguido que Joaquín Cortés, a sus treinta y siete años, sentara la cabeza (sentimentalmente hablando). Siempre se le ha visto acompañado de las bellezas más rotundas y espectaculares, morenas de raza y perfil mediterráneo. Y Marisa Jara, de veinticinco, da desde luego el perfil. El bailarín y la modelo forman la pareja más sorprendente e inesperada de la temporada. Juntos les hemos podido ver paseando por las calles de Londres, donde pasaron la Semana Santa.

Las imágenes hablan por sí solas: paseando cogidos de la mano, besándose en plena calle, compartiendo un café... Muy conjuntados —los dos con vaqueros, botas camperas (ella, por fuera) y chaquetas oscuras; ella, con la melena al viento, y él, con la melena recogida—, se puede decir que hacen muy buena pareja. En su romántica escapada tuvieron tiempo para ir de compras y para que el cordobés le enseñara a la sevillana sus lugares preferidos de la capital británica.

Fue durante un descanso de su gira, «Mi soledad», con la que el bailarín triunfa en medio mundo. Desde luego, la pareja no se preocupó de ocultar su amor, ya que pasear por las calles más comerciales de Londres en Semana Santa es igual a hacerlo un sábado por el barrio de Salamanca: está lleno de españoles. De aquí se desprende que no tienen ninguna intención de negar lo evidente: están juntos y enamorados.

Su ruptura con Manu Tenorio
El pasado mes de febrero, la modelo anunció su ruptura con el cantante cantante salido de la factoría de «Operación Triunfo» Manu Tenorio después de casi cuatro años de noviazgo. No obstante, y según pudimos saber, la relación ya se había acabado en noviembre. Y el anuncio coincidió con la salida al mercado del nuevo disco del sevillano. La suya fue una ruptura amistosa y de mutuo acuerdo y en la decisión no han interferido terceras personas. Simplemente, se dieron cuenta de que lo mejor para ellos era seguir cada uno su camino, o al menos eso aseguran sus más cercanos. Eso y que estaban demasiado absorbidos por sus respectivos trabajos.

Más sobre: