Junior, tras la muerte de Rocío Dúrcal, entre el dolor y la nostalgia

Lo que es tremendo
-Antonio ¿ cómo estás?
Estoy empezando a notar más la ausencia de Marieta puesto que con todo el doloroso trajín de estos días, no me daba ni cuenta y estaba aturdido, como en una nube.
-Y ahora empiezas a tomar contacto con la realidad. La terrible realidad, se entiende.
Por desgracia lo estoy empezando a notar. Bueno, ya lo había notado desde el principio, pero ahora mucho más, y sé que hay tantas cosas que han quedado pendientes, planes que teníamos juntos Marieta y yo... que ahora se me han venido abajo. Lo que es tremendo, y lo que sí que no entraba, por supuesto, dentro de nuestros planes es lo que sucedió, porque nosotros queríamos seguir escribiendo juntos, hasta envejecer, el libro de nuestras vidas. Ocurrió, sin embargo, que Marieta cerró su libro en la página 61. Terminó el libro antes que yo cuando en mi pensamiento estaba la idea de que iba a ser un libro en común durante mucho tiempo más. Pero Dios se la ha querido llevar: había cumplido su misión en la tierra haciendo felices a millones de personas... y se fue ahora cuando teníamos también planes de estar más tiempo juntos con nuestros hijos, con nuestros nietos; se fue ahora cuando habíamos conseguido un cierto bienestar a base de trabajar tantos años...

Se le entrecorta, por un momento, la voz; se repone y prosigue: "¡Lo que hubiera dado por haberme ido yo en vez de ella! Marieta era más fuerte que yo; estoy convencido de que ahora estaría aquí jugando con sus nietos. Es terrible. Hay, por ejemplo, una canción de mi mujer dedicada a mí. Es ésta": Jamás te dejaré, jamás, mi vida./Porque sólo tú me entiendes/ porque sólo tú me amas/ porque sólo tú me cuidas...". - Destacarías algo en especial del carácter de Rocío?
Si, lo que más le gustaba en el mundo eran los niños. Cada vez que salíamos de casa, ya fuera en un restaurante, un aeropuerto, en un supermercado o por la calle no sé cómo se apañaba, pero siempre acababa con un niño en brazos. Eran su debilidad. Si había algún niño cerca, para ella el resto del mundo dejaba de existir. Y ellos también la adoraban a ella, era mutuo.

-¿Se pude decir que, en realidad, se te fue media vida o la mitad de ti?
Yo incluso diría que se me ha ido más de la mitad. Más de la mitad de mí porque yo le dediqué casi toda mi vida desde que dejé de cantar, en el año 1980, ya que no podíamos estar los dos separados tanto tiempo. y con los hijos aquí, en Madrid, estando, como estaban, en época escolar. Marieta tenía muchos compromisos en América puesto que empezó a tener éxito en México desde la primera grabación de música ranchera que hizo. Como se sabe, ella ya había triunfado antes con sus películas, con sus baladas... Pero entrar, lo que se dice entrar en América (México, Estados Unidos...) y en medio mundo- menos en Europa porque aquí nunca lo tocamos ya que las rancheras no entran tanto en nuestro continente -era algo nuevo. Y la verdad es que, al principio, nosotros no creíamos, ni nos habíamos imaginado que iba a triunfar de la manera que triunfó en América.

Más sobre: