Histórico concierto de los Rolling Stones en Río de Janeiro

"¡Alo Brasil" "¡Estamos en la fiesta más grande del mundo!". De esta manera comenzó el cantante Mick Jagger este macroconcierto ante el delirio de los 1,3 millones de espectadores llegados de todo Brasil y de diversas partes del mundo. Durante dos horas memorables "Los Stones" ofrecieron su repertorio clásico y algunas canciones nuevas para todos sus fans que accedieron gratuitamente al espectáculo en las playas de Copacabana. Y es que éste ha sido el mayor concierto de rock que ha ofrecido la ciudad de Río de Janeiro, desde que en 1994 Rod Stewart reunió a tres millones y medio de fans en un show en Copacabana.

La mítica banda arrancó en Río con clásicos como Jumping Jack Flash, o It's Only Rock & Roll con los que sacudió a la marea humana que se extendía por las arenas de la playa más famosa de Río de Janeiro, terminando con su éxito "Satisfaction". A pesar de sus 62 años, Mick Jagger no dejó de bailar y moverse por todo el escenario. En la última parte, el vocalista del grupo apareció con una camiseta de la bandera de Brasil en el pecho, con la que atrajo el clamor de los brasileños al pronunciar algunas palabras y breves frases en portugués. Además de Jagger y sus compañeros -Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts- también participaron del show el bajo Darryl Jones, dos saxofonistas y otros músicos, además de la cantante Lisa Fischer. El cantante y sus tres compañeros de banda actuaron en un enorme escenario levantado sobre la arena frente al hotel donde se hospedaron, y al cual llegaron por una pasarela elevada que atravesó la avenida costanera. Miles de personas presenciaban el show desde la arena de la playa, a lo largo de más de un kilómetro, edificios cercanos o en barcos especialmente fletados, incluido un trasatlántico.

Gran operativo de seguridad
Ante la multitud de personas desplazadas desde lugares como Japón o Europa, la policía desplegó a más de 6.000 oficiales para el evento, que se mostraron preocupados debido a que Río es una de las ciudades más violentas del mundo. Se temían peleas, robos o problemas con las drogas entre los asistentes. A pesar de esto, no ha pasado nada serio.
El espectáculo ha costado unos 5 millones de euros, de los cuales, la alcaldía municipal se ha hecho cargo del 16% y el resto ha sido financiado por dos empresas de telefonía móvil. Pese al gasto lo amortizaran bien, ya que ha sido filmado, y será transmitido en 200 salas de cines de Estados Unidos y se convertirá en un DVD.
El show forma parte de la gira mundial A bigger bang, que comenzó en agosto en Estados Unidos y que ha sido galardonada con un Grammy. La próxima escala de la banda será Buenos Aires en donde ofrecerán dos conciertos, cuyas entradas ya están agotadas.

Más sobre: