U2 arrasa en la 48ª edición de los Grammy

Estética de los ochenta, ritmo discotequero y Madonna con su Hung up. La ambición rubia, en su mejor momento, ha vuelto a copar las listas de éxitos y para ella parece que no pasa el tiempo. Un lujo para abrir la ceremonia de los Grammy (hacía cinco años que no asistía) los premios más importantes del mundo de la música, que celebraron por todo lo alto su 48º cumpleaños.

Magia se respiró en el estadio Staples Center de Los Ángeles en una de las mejores y más animadas ceremonias de los últimos años en la que las actuaciones en directo hicieron historia: ¿se hubiera imaginado Alicia Keys hace tres años arrancarse a capela con Stevie Wonder? El maestro y ‘la aventajada alumna’ levantaron al público de sus sillas, no con menos ímpetu se aplaudió a un trío tan extraño como original, Jay-Z, estrella del hip-hop y a la sazón novio de Beyoncé Knowles, los Limkin Park, hard rock y nu-metal en estado puro, y Paul McCartney con su Yesterday de siempre.

Vitoreados sobre el escenario fueron también Christina Aguilera, que llegó a la gala con su marido desprendiendo felicidad de recién casada, Mariah Carey, otra vez en la cresta de la ola después de un tiempo de vacas flacas, y la banda irlandesa U2. Bono y sus chicos fueron los grandes vencedores de la noche con un pleno al cinco, es decir, todos los galardones a los que optaba: mejor album del año por How to Dismantle an Atomic Bomb, mejor canción del año por Sometimes You Can't Make It On Your Own, mejor álbum de rock, mejor interpretación de una banda rock y el galardón a la mejor canción de rock por City Blinding Lights.

"No sé qué decir. Realmente, es una gran noche para nuestra banda", dijo Bono, al recoger uno de los galardones. Y tras recoger el décimo noveno Grammy de su carrera, el cantante comentó comentó: "Si creen que esto nos está haciendo perder la cabeza, es demasiado tarde". En la categoría de rock, Bruce Springsteen compartió protagonismo con los grandes vencedores al conseguir el Grammy al mejor album en solitario por su último trabajo, Devil & Dust.

Más sobre: