Los Rolling Stones, protagonistas de la 40ª edición de la Superbowl

Tendrá 62 años pero Mick Jagger mostró anoche durante su actuación en el intermedio de la Superbowl que sigue moviéndose con la misma soltura que un adolescente. Sobre un espectacular y atrevido escenario con la misma forma que la boca que identifica al mítico grupo -montado por cierto en un abrir y cerrar de ojos- los Rolling Stones ofrecieron un miniconcierto (12 minutos) para deleite de los más de 65.000 espectadores que abarrotaron el estadio Ford Field de Detroit. Mick Jagger y los suyos comenzaron con "Start me up", un clásico de sus conciertos, y siguieron con "Rough Justice", canción que da título de su último álbum, y tras la cual Jagger preguntó: "¿qué es lo que buscáis aquí?" y él mismo respondió con su "Satisfaction".

Ojo con los escándalos
Un espectáculo sin sobresaltos para los organizadores del evento, que después del incidente provocado por Janet Jackson hace dos años, cuidan hasta el máximo detalle para evitar nuevos escándalos y retardan la retransmisión cinco segundos con respecto al directo. No en vano es visto por más de 130 millones de espectadores en Estados Unidos y cerca de 1.000 millones de personas en todo el mundo. En esta edición, la número 40, curiosamente los mismos años que cumple la banda de su debut en televisión, una de las directrices dada a los Rolling fue que no podían cantar la canción "Sweet Neo Con" por contener fuertes críticas a la administración del presidente George W. Bush, además de sufrir la censura de algunas de las palabras de sus canciones por parte de los organizadores.

Aretha Franklin, Stevie Wonder...
A pesar de que los Rolling se presentaban como el plato fuerte de la noche, el espectáculo comenzó minutos antes de dar comienzo el partido que enfrentó a los Seattle Seahawks con los Pittsburg Steelers con la actuación de Stevie Wonder acompañado de John Legend, Joss Stone e India Arie. Tras su estelar actuación, Aretha Franklin subió al escenario para interpretar el himno nacional, acompañada de Aaron Neville y Dr. John. Minutos después dio comienzo el encuentro que se saldó con la victoria indiscutible de los Pittsburg Steelers por 21-10, quienes conseguían el gran tazón por quinta vez. Hynes Ward fue escogido como el Jugador Más Valioso (MVP) del partido.

Más sobre: