Jennifer López, una pasional mujer de rojo

Llegaron y triunfaron. No se esperaba menos. Jennifer López y Marc Anthony conquistaron Puerto Rico. Fueron a rodar, bajo las órdenes del cubano León Ichaso, El cantante, una película basada en la triste vida de Héctor Lavoe, aquel que llegó a Nueva York, triunfó y murió de éxito (intento de suicidio -desde el noveno piso de su apartamento-y muerto en la más absoluta indigencia, ignorado por quienes se calificaron de sus amigos). No es éste al caso del matrimonio Anthony-López. Volcados en sus pasiones (la música, la interpretación) sin dejar de lado los negocios. Con los pies en la tierra... y la complicidad entre ambos.

Dos 'sí, quiero'
La semana pasada pudimos ver fotos de una bella Jennifer López vestida de novia, dando el "sí, quiero" a un flamante Marc Anthony que la esperaba inquieta. Eran ellos pero representaban a Héctor Lavoe y a Puchi, la esposa de Lavoe. En esta ocasión, y como fin de rodaje, el director quiso que emularan a la famosa pareja durante un concierto en el Madison Square Garden de Nueva York. Se rodó la escena en el Rubén Rodríguez, de Bayamón, con una orquesta de músicos puertorriqueños que simularon la ejecución musical de temas tan famosos como El cantante y Todo tiene su final. Para dar verosimilitud a la escena, se regalaron entradas entre los habitantes de la zona. Y más de dos mil hombres y mujeres, seguidores incondicionales de Jennifer López y Marc Anthony, acudieron a las gradas y corearon los temas. Dos mil extras que, además, disfrutaron de un concierto de sus estrellas. No fue un concierto en directo, pero sí estuvo presente Jennifer López, pura sensualidad en el escenario. De rojo y fuego dando la contraparte a Marc Anthony. Cuando las cámaras dejaron de rodar, la diva latina dijo al público: "Puerto Rico, te quiero con el alma". Y los aplausos se multiplicaron en la noche...

Más sobre: