Primeras fotografías de Britney Spears con su hijo, Sean Preston

Han tenido que pasar cuatro meses para poder disfrutar de la primera fotografía de Sean Preston, el primer hijo de Britney Spears y Kevin Federline. La instantánea se produjo hace un par de días cuando la princesa del pop decidió salir de compras por Beverly Hills aprovechando el periodo de rebajas. Y lo hizo escondida tras unas oscuras gafas de sol, rodeada de guardaespaldas y acompañada del pequeño Sean, a quien llevaba en brazos envuelto en una mantita azul. La escena no pasó desapercibida como quizás hubiera pretendido la artista.

Parecer una familia feliz
Nacido el pasado 15 de septiembre, el pequeño Sean fue presentado "oficialmente" al mundo a través de la revista People, publicación para la que Britney Spears y Kevin Federline posaron junto al bebé recientemente. El reportaje apareció justamente cuando circulaban toda clase de rumores que apuntaban a un distanciamiento entre el matrimonio. En respuesta a las especulaciones y como un esfuerzo más de la pareja por parecer a los ojos de todos como una familia feliz posaron con el pequeño Sean Preston y poco después aparecían en la fiesta de lanzamiento del programa de software de póquer Palms Home Poker Host que el padre de Britney, Jamie Spears, ha lanzado tras asociarse con los hermanos Maloof, dueños del Palms Hotel y Casino en Las Vegas.

Intentando vender su apartamento de Nueva York
La cantante es estos días noticia además por coronar otro año más la temida lista de las peores vestidas elaborada por el 'señor Blackwell' quien la tilda de "Lolita en plena decadencia". Britney vive ajena a estas "curiosas" listas y dedica sus esfuerzos a su hijo, su marido, y ahora que la familia aumenta y se avecinan nuevos gastos también a sanear sus finanzas. Para ello la cantante, que puso en venta su apartamento de Nueva York cuando anunciaba que esperaba su primer hijo al "módico" precio de 6 millones de dólares, ha decidido reducir el precio en algo más de un millón de dólares para ver si así logra deshacerse del inmueble, según comenta New York Magazine.

Más sobre: