Enrique Iglesias y Anna Kournikova, días de amor y descanso en el Caribe

Probablemente con intención de descansar y distanciarse de los momentos vividos en los últimos días del año por el repentino fallecimiento de su abuelo, Enrique Iglesias ha viajado con su novia, Anna Kournikova al Caribe francés. Pese a que no se veían con mucha frecuencia, el cantante adoraba al doctor Iglesias Puga y aunque no pudo estar presente en la incineración de su abuelo por causas ajenas a su voluntad, voló directamente a Málaga, donde se reunió toda la familia el pasado 21 de diciembre para asistir a una Misa en su recuerdo en la casa que Julio tiene en Ojén y posteriormente se reunió en Madrid con su madre, Isabel Preysler, para pasar la Navidad con ella, aunque este año la Navidades han sido para todos más tristes que nunca.

Por eso Enrique en los días posteriores a la muerte de su querido abuelo se ha refugiado en brazos de su novia, con quien mantiene una larga y consolidada relación, pese que aún no hayan decidido formalizar su unión pasando por el altar. La pareja mostró su imagen más feliz y romántica en la isla de San Bartolomé, un paradisíaco enclave refugio de numerosos rostros conocidos (es por ejemplo uno de los lugares preferidos por Uma Thurman para pasar sus vacaciones) en busca de relax, donde recibieron el Año Nuevo junto a un grupo de amigos con los que han salido a navegar cada día.

El yate Bad Girl Hamilton fue testigo de los continuos gestos cómplices de la pareja, besos y abrazos prueba evidente de que están cada día más enamorados. Hubo tiempo también para que la bella tenista rusa jugase con un niño al que su padre sostenía en brazos, lo que para algunos es una señal de que entre los deseos de Anna está quizá el de ser madre pronto. "Cuándo yo estoy con Anna, paso los mejores momentos de mi vida.

Más sobre

Regístrate para comentar