Entrevista a la madre de la novia de David Bisbal: 'Creo que están muy enamorados'

Ella es la auténtica Elena Tablada, dado que, aunque su hija mayor, la novia de David Bisbal, que hace una semana viajaba por primera vez a España en compañía del popular artista, es conocida también en los medios de comunicación como Elena Tablada, en realidad se llama Elena Montes Tablada. Elena Tablada madre, cubana de nacimiento, española de adopción y residente en Miami, es una bella mujer, divorciada desde 1990 de Federico Montes; madre de dos hijas, Elena, la novia de Bisbal, y Anele... (nombre que, en realidad, es Elena al revés); que se crió en Madrid y es hija del prestigioso médico Jorge Tablada, que ejerció con éxito su profesión en España hasta su fallecimiento, hace pocos años. Elena, que combina su residencia entre Estados Unidos y España, saltó a la popularidad este año a raíz del romance iniciado entre su hija mayor y David Bisbal, la gran estrella surgida de «Operación Triunfo 1», una noticia que ha hecho correr ríos de tinta en la prensa española y que la «suegra» del cantante asumió, desde un principio, con la alegría propia de una madre que ve que su hija es feliz.

En el inicio de las fiestas navideñas, y por tanto, metida de lleno en la diaria tarea de que todo esté a punto para el mejor resultado de las mismas, Elena Tablada nos recibió en su casa de Miami —es ésta la primera vez que abre las puertas a un medio informativo— para hablarnos de su hija, de su famoso «yerno» y contarnos, por otra parte, su labor en la Fundación Family Aids Coalition (Fundación Coalición de Ayuda Familiar), una plausible iniciativa de ayuda a las familias de enfermos de sida, a la que ella dedica casi todo su tiempo y energía.

—El hecho de ser una persona conocida, ¿supone una importante ayuda para la citada fundación?
—Sí, por supuesto. Realmente, quien, junto a un grupo de médicos, fundó Family Aids Coalition fue la doctora Isabel Betancurt. Es una persona a quien conozco desde hace mucho tiempo y que, en uno de mis viajes a Miami, se puso en contacto conmigo y me propuso que dirigiera el departamento de colaboración, comunicación y recaudación de fondos. Yo no lo pensé dos veces: acepté encantada y en ello estoy desde hace tres años, aportando todo mi apoyo a esta causa.
—¿Su hija Elena también está vinculada a esta fundación?
—Sí. Elena comenzó a ayudarnos porque necesitábamos recaudar fondos, y ella quiso hacerlo, sobre todo, cuando comenzó a trabajar con el diseñador Donald Pliner. Colaboró, en concreto, haciendo «fashion show» de moda con sus trajes y zapaotos en Nueva York y Las Vegas, y, luego, el diseñador donaba a la fundación lo que mi hija exhibía. Fue un éxito, y desde entonces no ha dejado de colaborar, aunque ella también sigue atendiendo a sus estudios.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más