Paula Echevarría, la atractiva 'policía' que ha cautivado a David Bustamante

Da vida a Clara en la popular serie El comisario. Lleva ya seis años en el mundo de la interpretación y se resiste a que sólo la conozcan por ser la novia de David Bustamante, algo de lo que, por otra parte, está muy orgullosa. Paula Echevarría es una mujer decidida y valiente ante la vida, además de atractiva. Es ella quien amaina el temporal Bustamante. Quiso un día ser periodista. Por eso comprende nuestro trabajo cada vez que le preguntamos sobre el cantante cántabro.

—Paula, ¿te vas a Chile?
Sí, a rodar una película, un thriller.
—El comisario tendrá que esperar entonces.
Llevamos desde abril grabando y así estaremos sin parar hasta mayo del próximo año. Tele-5 nos ha pedido que esta temporada sea doble. Van a ser veintiséis capítulos y yo lo que hago es salirme de la serie en dos de ellos. ¡Algo se inventarán para echarme!
—David podría acompañarte.
No, no. David se va a América, pero no vamos a coincidir, ya que él viajará por Venezuela, Puerto Rico, Panamá, Ecuador... Cada uno a lo suyo.
—Tu vida ha cambiado mucho estos últimos meses.
En cuanto a trabajo, ha cambiado en el sentido de que es más estable.
—Estar en el sitio justo en el momento adecuado...
Efectivamente. A veces te encuentras en el sitio donde tienes que estar para que te ofrezcan algo y poder replantearte tu vida. Yo digo simplemente que soy una persona que sabe lo que no quiere.
—Tendrás entonces muy claro también lo que no quieres.
Sí. No quería un trabajo rutinario en la vida. Siempre me gustó trabajar cara al público o, por lo menos, que un público lo viera. De pequeña siempre fui muy de bailar. También quería ser periodista...
—Entonces comprenderás nuestro trabajo y que te preguntemos por David.
¡Claro! Claro que lo entiendo.
—A nivel personal, también te ha cambiado mucho la vida.
Diría que lo que me ha cambiado la vida en el último año ha sido en cuanto a estabilidad, antes no tenía a nadie a mi lado y ahora estoy estable, acompañada de otra persona que piensa como yo y que tiene mis mismas ideas.
—Dos almas gemelas, David y tú, entonces.
Sí; en la forma de pensar, sí. Luego cada uno tiene su carácter y su forma de ser. Pero en cuanto a principios y metas personales en la vida somos muy iguales.
—Apenas se saben detalles de cómo os conocisteis David y tú.
Pues, mira, se sabe lo justo, porque a mí tampoco me interesa que se sepa más.
—Pues dime lo justo.
Nos conocimos en Lanzarote colaborando con la ONG Infancia sin Fronteras.

Más sobre: