Las imágenes más divertidas de la boda de Christina Aguilera y Jordan Bratman

—¿No sentiste los nervios de antes de la boda?
(Ríe.) Comprometerse con alguien para siempre es un enorme paso en la vida de cualquiera, pero Jordy es mi mejor amigo. Incluso mientras pronunciaba mi discurso, el día anterior, en la cena de prueba no pude evitar agradecerles a sus padres que hubieran bendecido mi vida con él. De hecho, en mi próximo disco tendré una canción sobre él, titulada Save Me From Myself (Sálvame de mí misma), porque eso es exactamente lo que ha hecho. Ha llegado a mi vida y me ha salvado de no creer más en la gente y ha restaurado mi fe en el mundo y en la Humanidad. Realmente es mi ángel. Mi marido me ha hecho creer en la vida.

—¿Tenías en mente desde niña cómo sería tu boda de ensueño?
Es gracioso, porque nunca fui una de esas niñas que soñaran con una boda de cuento de hadas. Nunca quise crecer y tener la casa perfecta con una vallita blanca. Ni siquiera en secundaria. Estaba tan centrada en mi carrera, que los chicos eran muy secundarios para mí. Si ocurría, ocurría. Si no, daba igual. Pero cuando llegó Jordy, sacó mi lado más delicado y femenino. Por primera vez en mi vida me siento más libre y estable de lo que nunca había estado.

Y añade:
No queríamos una boda gigantesca.

Para nosotros era muy importante invitar sólo a las personas cercanas. Valoramos el significado del matrimonio y ambos pensamos que es algo muy sagrado, íntimo y especial.

—¿Por qué escogiste Napa?
Hicimos dos viajes de fin de semana con nuestros amigos más cercanos. A ambos nos encanta el vino y el ambiente maravilloso y relajado de Napa.

—¿Participó Jordan en la organización de la boda?
Yo esperaba que fuera de los que dicen: "Vale, cielo, haz lo que quieras". Pero no: participó claramente, y si yo tenía algo en mente y él pensaba que sería mejor hacerlo de otra manera, siempre decía: "Cariño, también es mi boda". Tiene un gusto asombroso, así que realmente no disentimos en lo que queríamos.

—¿Cómo elegiste el vestido de novia?
Al principio estuve jugando con el color. Me encanta el rosa, así que estuve pensando en un vestido con toques de rosa pálido. Encontré en un libro de fotografías de Christian Lacroix un traje similar al que finalmente he llevado. Hubo que reducir el cinturón para convertirlo en lo que yo quería. Originariamente era una pieza más grande con muchas joyas colgando.

Más sobre: