Las imágenes más divertidas de la boda de Christina Aguilera y Jordan Bratman

Christina Aguilera utilizó una palabra para describir su boda con Jordan Bratman: mágica. La estrella del pop, de veinticuatro años, se casó por el rito judío con el ejecutivo de la industria discográfica Jordan Bratman, cuatro años mayor que ella. La boda tuvo lugar en el rancho de un amigo de la familia, en el valle de Napa (California). Los festejos nupciales duraron más de tres días y llegaron al corazón de los 125 invitados que asistieron al enlace.

Varios vestidos y peinados
Christina caminaba hacia el altar llevando un rosario antiguo de diamantes en lugar del tradicional ramo de flores. Se pidió a los invitados que escribieran notas para la pareja y que las colgaran de un árbol que formaba parte de la decoración. Al igual que en sus conciertos, Christina realizó varios cambios de peinado, maquillaje y vestido a lo largo del día. En uno de ellos, la cantante desapareció durante quince minutos para ponerse un vestido corto en satén de color crema con un lazo en terciopelo. Tras la boda conversamos con la novia.

—¿Cómo te sientes, Christina?
Eufórica de un modo en el que nunca lo he estado. Sinceramente, no tengo palabras para describir mi recorrido hasta el altar. Cuando estaba allí con Jordan, bajo la chuppah, con el rabino, me parecía que estaba soñando. Sabía que estaba a punto de casarme con el hombre al que amo. Es un momento con el que todas las niñas fantasean. Hubo algo espiritual dentro de mí. Reinaba una santidad en la sala que era indescriptible.

—¿Te sorprendió lo abrumada que te sentías?
Soy artista, he hecho cosas así antes y, realmente, no creía que estuviera nerviosa. Pero cuando llegó el gran momento, me pareció muy abrumador el estar casándome con una persona a la que amo y adoro tanto. Pensé que había vivido mucho a mis veinticuatro años, pero cuando estaba allí mirando a los ojos de Jordy, leyendo los votos que habíamos escrito el uno para el otro, me di cuenta de lo que me faltaba. Entonces fui consciente de que se me había concedido una vida totalmente nueva. Me rodeaba una felicidad abrumadora. Nunca antes me había sentido así. Fue un sentimiento tan completo y eufórico de alegría, que me pareció una experiencia extracorporal.

—Cuando decidiste casarte con Jordan, ¿sabías que estabas entrando en una nueva fase de tu vida?
Sí, pero no esperaba sentir tanta emoción. Cuando entré en esa habitación con mis mejores amigos y mi familia, fue el primer momento de pura felicidad. Empecé a darme cuenta de lo que me esperaba ese día, el más importante y especial de mi vida. Empecé a llorar de felicidad. ¡Me sorprendió!

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema