Madonna encuentra en su hija, Lourdes María, a su más fiel seguidora

Madonna es Reina del Pop. Y no hay quien la baje del trono que se ganó, a pulso, en los años ochenta. A sus cuarenta y siete años, ha vuelto a ser número uno en las listas de éxitos del Reino Unido con su nuevo trabajo discográfico. Su single Hung Up está convenciendo en las pistas de baile, y ella lo defiende escenario a escenario con una energía propia de una principiante. Tanta energía parece haberla heredado su hija, Lourdes María, más conocida como Lola, quien muestra en cada aparición pública que su madre sí está cumpliendo aquello que dijera en 2001, cuando la pequeña (nacida de su relación con Carlos León) tenía cinco años: "Mi hija será la niña mejor vestida del mundo". La misión parece cumplida. Al menos, Lourdes María sigue al pie de la letra los dictados de la moda. Su madre está cerca. Para asesorarla.

Siguiendo sus pasos
Pero no es sólo en el mundo de la moda, en el que parece dispuesta a emular a su madre. Según ha manifestado en una entrevista reciente Madonna, "la ambición rubia", su hija "canta bastante bien y es una increíble bailarina", por lo que la artista no duda en que su hija termine convertida en una estrella, como también augura un futuro en el showbiz para su hijo Rocco. El tiempo lo dirá. Lo que sí dicen ahora las imágenes es que la pequeña Lourdes María "copia" como nadie el inconfundible estilo de su madre. Lejos queda la imagen de aquella niña tímida que, en febrero de 2002, acudió a una exposición del famoso fotógrafo Mario Testino, siempre arropada por los brazos de su madre, en la que se consideró su primer "acto oficial". En aquella ocasión iba vestida con un mini Kilt escocés, nada menos que de la firma Burberry. En el estreno londinense de Harry Potter toda su indumentaria estaba muy bien pensada. Hasta el bolso rosa palo que daba color a sus ropas oscuras.

Más sobre

Regístrate para comentar