Los Grammy Latinos llenan de color la noche de Los Ángeles

Alejandro Sanz y Bebe llevaron el sabor español a la sexta edición de los Grammy Latinos que, transmitida por primera vez en castellano, se celebró en el Shrine Auditorium de Los Ángeles con la presencia de numerosas estrellas de la música. El primero se alzó con los dos premios a los que optaba, mejor grabación y mejor canción por Tu no tienes alma -el productor de su disco logró, además, el reconocimiento al mejor productor del año- sumando así trece Grammy Latinos a lo largo de su carrera (más un Grammy de la Academia de Arte y Ciencias de la Grabación). Alejandro se emocionó al recordar a su padre, Jesús Sánchez Madero, fallecido recientemente a quien dedicó su triunfo: "Estos premios han sido muy especiales porque no los esperaba, pero a la vez quería dedicarlos a mi padre. Él era músico, el primero que me regaló una guitarra. Todavía me duele mucho", señaló con la voz entrecortada.

Por su parte, Bebe triunfó como artista revelación con su disco debut Pafuera telarañas. La extremeña, de 27 años, también era candidata en las categorías de mejor grabación, mejor álbum, mejor canción y mejor álbum pop femenino (que fue para Laura Pausini) e interpretó el tema Malo, su particular canto contra la violencia de género que tantas satisfacciones le ha dado. Tras oír su nombre, Bebe se quedó casi paralizada ("Me estaba comiendo un chicle. No me lo esperaba") antes de subir al escenario para dedicar el premio a sus padres y sus hermanos, su "gran apoyo" y su "columna". También tuvo palabras para Carlos Jean, su productor.

Juanes triunfó
Pero fue el colombiano Juanes quien se colocó en el cuadro de honor de la velada. Aspiraba a tres galardones y se los llevó (ya van doce), mejor vídeo por Volverte a ver, mejor canción rock por Nada valgo sin tu amor y mejor álbum de rock vocal por Mi sangre, que le fue entregado antes de la gala. "Es un sueño esta noche", dijo el artista, que dedicó sus triunfos a su familia, a su país y a sus productores y señaló que estaba "demasiado contento".

Juan Luis Guerra, Marc Anthony, Carlos Vives…
Juan Luis Guerra también consiguió los dos premios por los que competía, mejor album cristiano Para ti y mejor canción tropical Las avispas, Marc Anthony conquistó el Grammy Latino al mejor álbum de salsa gracias a Valió la Pena y el brasileño Ivan Linis, la gran sorpresa de la velada, se llevó el de mejor álbum del año gracias a su producción Cantando Historias, un galardón por el que competían Diego Torres y Bebe, entre otros. Obie Bermúdez obtuvo el galardón al mejor álbum vocal pop masculino (Todo el año), Con Todo Respeto del grupo mexicano Molotov obtuvo el premio al mejor álbum de rock vocal de dúo o grupo, mientras que sus compatriotas Intocable se llevaron el trofeo al mejor álbum norteño, por ; Bacilos, con su álbum Sinvergüenza, ganó el galardón al mejor álbum vocal pop de grupo, mientras que Carlos Vives consiguió el gramófono dorado al mejor álbum tropical contemporáneo por su trabajo El Rock de mi Pueblo.

Música sobre el escenario
Y en la gran noche de la música latina, no faltaron las voces sobre el escenario del Shrine Auditórium, mucho Reggaeton, como el de Daddy Yankee (premio al mejor álbum de música urbana por Barrio Fino) y otros ritmos que acompañaron la velada, inaugurada con la música de Alejandro Fernández, a quien siguieron, entre otros,Don Omar, Bebo Valdés y Cachao, Juanes o Laura Pausini. Diego Torres, Alexandre Pires y Olga Tañón cerraron la ceremonia con un emotivo Color Esperanza.

Más sobre: