Paulina Rubio y Colate pasean su amor por Miami

A Nicolás Vallejo-Nájera, alías Colate, le faltaba la prueba de fuego para convertirse por fin en el novio oficial del huracán latino, Paulina Rubio, con proyección internacional. Y ésta era que ella le arrastrara, cariñosamente, a su terreno, a las tierras de Florida, a la calidez snob de Miami. Paulina Rubio lo ha hecho. Con motivo de los premios MTV Video Music Awards, que se celebraron el pasado domingo, la cantante mexicana ha vuelto a Miami, para participar no sólo en la ceremonia de los premios, sino también en todas las galas que anteceden a la gran cita musical. Sin embargo, la amenaza del huracán Katrina provocó que se suspendieran muchos de los actos que Paulina Rubio pensaba animar. No ocurrió así, con los MTV, a los que llegó la cantante con un espectacular y atrevido vestido de encaje transparente.

Miami, prueba de fuego
Desde que se confirmó la relación de la pareja, a finales de julio, ambos se han hecho inseparables. Su amor -ha quedado claro por las imágenes que se han sucedido en los medios- no había por qué ocultarlo. Ni en España, ni en Miami, donde la pareja aterrizó la semana pasada. Los medios de comunicación de allende los mares, querían ver con sus propios objetivos, la constatación de que este amor recién nacido era algo más que una aventura de verano. Hubo mucha prensa y mucho silencio por parte de los protagonistas; sobre todo, por parte de Colate que no realizó ni una sola declaración. Nicolás Vallejo-Nájera fue testigo directo del furor que causa su nuevo amor en Miami, donde los periodistas de crónica social ya adelantaron que la cantante y su novio pasarían unos días en la casa de Miami, la misma que compartió en su día con el arquitecto español Ricardo Bofill y el mexicano José María Torre.

Fiestas suspendidas y otras de éxito
Sin embargo, si los días pasados en Miami querían ser una especie de puesta de largo en su relación, no han tenido el efecto deseado. La noche del jueves, y la del viernes, las glamourosas fiestas que iban a contar con Paulina Rubio como animadora, fueron suspendidas ante la amenaza del huracán Katrina. Adiós diversión en Miami-Dade, adiós jolgorio en Broward y Palm Beach. No hubo grandes fiestas, y la única que se llevó a cabo, la del sábado noche, en la que Paulina sí fue acompañada de Colate, no tuvo el toque de glamour que se esperaba. Se celebró en el hotel Sagamore y los invitados acudieron con ropa de sport. Nada que ver con las galas que lucirían la noche siguiente. La sobriedad de Paulina en la noche del sábado parecía una antítesis del exótico modelo que la artista lució el domingo.
En la fiesta del Sagamore estuvieron Nelly Furtado o el jugador de la NBA, Saquille O’Neall, entre otros. Pero, a tenor de las imágenes, Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nájera sólo tuvieron ojos el uno para el otro.

Más sobre: