Heather Mills: "La maternidad es el trabajo más duro del mundo. Habría que darles una paga a todas las madres"

—¿Quiénes son sus diseñadores favoritos?
—Stella McCartney, Valentino, John Anthony, Dolce & Gabbana, Chloe y Nanette Laporte, además de otras marcas destacadas, como Pop Shop y Zara.
—Usted siempre ha cooperado con la prensa, pero quiere establecer el límite con Beatrice, no permitiendo fotografiarla.
—Es una situación de callejón sin salida. Me encantaría hablar de mi hija, pero Beatrice merece su privacidad, así que la protejo como una madre salvaje de la jungla. Nunca me fotografiaré con ella, porque, si lo hago, dará a la prensa libertad para perseguirla y fotografiarla todo el día.
—¿Cuál es su opinión acerca de que a los niños se les alimente con una dieta vegetariana? —Paul y Linda criaron a sus hijos con dieta vegetariana, y ninguno de ellos tuvo problemas. Nuestra hija es vegetariana y se desarrolla muy bien. Hay muchas alternativas a la carne, que tienen un sabor fabuloso y están llenas de proteínas de soja; además, aguacate, legumbres, semillas y alubias. Creo que está equivocado el que diga que no se puede tener una buena salud si se es vegetariano.
—¿Es cierto que van a mudarse de modo permanente a Estados Unidos?
—No, es un titular falso. Tenemos casas en Estados Unidos, pero sólo permanecemos allí en vacaciones o cuando Paul esté de gira o grabando.
—¿Qué líderes mundiales ha conocido y de qué temas hablaron?
—He conocido a Bill Clinton y hablé con él de su trabajo respecto al problema de las minas antipersona y al trato de prohibición de las mismas. Es ciertamente en- cantador, como lo es su extraordinaria esposa, Hillary, con quien recibí un premio un día antes de los atentados terroristas del once de septiembre. Ella nos ayudó muchísimo cuando organizamos el concierto para los bomberos de Nueva York.
El Presidente Putin es otra persona encantadora. Fue una agradable sorpresa cuando Paul me presentó como su esposa —Paul estaba haciendo su primerísimo concierto en Rusia, en la plaza Roja, en ese momento —,y Putin dijo: "He oído hablar mucho de su colaboración en el tema de las minas antipersona". Cuando le pregunté sobre ese problema de las minas en Rusia, se mostró muy dispuesto, y más tarde me escribió con más información, como había prometido hacerlo.
Esa misma semana conocí a mi líder favorito, el ex Presidente Gorbachov. Me regaló unas flores que había elegido y cogido con sus propias manos de su jardín y me hizo el cumplido mayor al decirme: "Su compasión por la Humanidad me recuerda a mi amada difunta esposa".

Más sobre: