La soprano Ainhoa Arteta vuelve a sonreír al lado de un jinete

La soprano Ainhoa Arteta ha vuelto a sonreír. Tras la dolorosa separación de su marido, el barítono norteamericano Dawyne Croft, que hace dos años la sumió en una depresión que la llevó a suspender todos sus compromisos profesionales, la artista lírica ha encontrado de nuevo el amor en brazos del jinete Jesús Garmendia Echeverría. La pareja hizo pública su relación en el Concurso de Saltos Internacional celebrado hace unos días en el hipódromo de Casas Novas, en La Coruña, donde Ainhoa acudió a acompañar a su novio tras clausurar el Festival de Fuengirola.

Una vez recuperada de la depresión en la que la sumió su separación matrimonial, Ainhoa Arteta encaraba el futuro con esperanza, tal y como se desprende de sus palabras en una entrevista concedida a la revista ¡HOLA! en aquel momento: "Tengo una hija que me da una fuerza tremenda. El sol sale todos los días, y eso es razón suficiente" y añadía que después de haberlo pasado mal afrontaba una nueva etapa de su vida: "La verdad es que me siento muy contenta, muy feliz, rodeada de los míos, de mi hija. Cuando pasas una temporada mala, sales más reforzada y, sobre todo, con la conciencia de que cuando estás bien lo valoras más. Ahora lo aprecio todo, me siento muy bien y me tomo las cosas con mucha ironía y sentido del humor". En la citada entrevista, la soprano dejaba también abiertas las puertas al amor: "Soy tremendamente romántica. La vida sin amor no es posible. No sólo el amor de pareja. Sin amor nada es posible. Si falta, entonces pasan cosas horribles. Yo abogo por el amor con mayúsculas; amor de pareja, de hijos, de padres y de amigos".

Más sobre: