Britney Spears, en la recta final de su embarazo, organizó una fiesta para Kori, la hija de su marido

A pocas semanas de dar a luz a su primer hijo, Britney Spears ejerció de madre con Kori, nacida de una relación anterior de su marido, Kevin Federline, con la actriz Shar Jackson. La pequeña cumplía tres años, motivo por el que la artista organizó una divertida fiesta infantil en Malibú cuya temática era el Oeste (incluido un diminuto disfraz de vaquera y un pony para la niña). Britney, sin embargo, que dará a luz el próximo septiembre, lució su avanzado estado de gestación con unos shorts vaqueros y una camiseta. La celebración tuvo lugar apenas una semana después de que la madre de la niña declarase a un periódico de Nueva York que el pequeño de sus hijos, Kaleb, había cumplido un año a primeros de julio sin que en un día tan especial hubiese recibido una visita, regalo o llamada telefónica de su padre, Kevin o de Britney".

Quien sí parece encantada con el embarazo de la estrella del pop es su hermana, Jamie Lynn, quien no ha querido perder la oportunidad de felicitarla a través de un mensaje en su página web en el que señala que, según sus cuentas, el bebé nacerá en septiembre. "Paso un montón de tiempo con Britney y nos estamos preparando para el parto", afirma. Y mientras llega el momento, continúan los rumores sobre si la intérprete dejará a un lado su carrera musical o si por el contrario sólo se tomará un descanso: ""Estoy segura de que llegará el día en que vuelva al trabajo otra vez, pero hasta entonces voy a vivir de una forma totalmente diferente a como lo he hecho antes. Mi vida cambiará después de tener a mi bebé, por eso no creo que vuelva a ver la vida del mismo modo". La artista quiere disfrutar de su hijo cada momento: ""No contrataré a ninguna canguro para que le cuide, yo le daré los cuidados necesarios".

Más sobre: