Tras ser condenado por lesiones a una bailarina, Rafael Amargo: 'No soy para nada violento'

El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo acudió a la presentación de los play off de la ACB, la competición que enfrenta a los ochos mejores equipos de la liga regular española de baloncesto. El bailaor junto a la guapísima presentadora de televisión Paula Vázquez entregaron los galardones que distinguen a los mejores jugadores en compañía del actor Santi Millán, que actuó en esta ocasión como maestro de ceremonias.

La sentencia
Era la primera vez que Rafael Amargo acudía a un acto público tras hacerse pública la sentencia que le condena a pagar una indemnización de 300 euros a la que fuera bailarina de su compañía Olga Ramos Pericet. Según la sentencia, el bailarín es culpable de una falta de injuria leve por la que tendrá que pagar una multa de 450 euros y de una falta de lesiones por la que el juez le condena a una pena de un mes de multa, con cuota diaria de 45 euros, además de tener que hacerse cargo de las costas del juicio.

Sin embargo Rafael Amargo se mostró relajado y sereno y atendió amablemente a la prensa. El granadino comentó que no se considera una persona violenta, "todo lo contrario soy una persona muy formal y la gente me quiere muchísimo". El artista restó importancia a la sentencia y confesó que se sentía muy ilusionado por el estreno en dos semanas de su próximo espectáculo una 'versión libre' de El Quijote. "A mí esas cosas no me afectan y sé que a la larga les hacen mucho más daño a ellos, porque a mí la gente me quiere y admira mi arte" comentó Amargo.

Un mundo lleno de envidias
Y puesto a hacer declaraciones Rafael no pudo evitar sacar la rabia contenida y arremetió contra el mundo de la danza diciendo "la danza es un mundo que, como arte, me ha enseñado mucho, pero que, como fauna, en el buen sentido de la palabra, me interesa muy poco. Todo el mundo tiene el ego mucho más subido que en otras profesiones, porque es mucho más difícil llegar. He sufrido en mis carnes haber sido víctima de la envidia y de muchísimas otras cosas. No hay envidas entre los artistas de primera fila, sino con las personas que tienes que trabajar día a día y que quieren estar más alto de lo que están, sin importar a quien pisan por el camino" concluyó.

Más sobre: