Albano: 'Yo sé que Ylenia se tiró al río y el Mississippi no perdona a nadie'

Albano ha sido noticia últimamente a raíz de saltar otra vez a la actualidad el tema de la desaparición de su hija Ylenia. Junto a esto, el popular cantante pasa unos días difíciles por el reciente fallecimiento de su padre, don Carmelo, en su pueblo natal, Cellino San Marco. En este pueblo tiene Albano su residencia habitual, una vez abandonado el piso de Milán, que pasó a ser propiedad de Romina a raíz de la separación de ambos. Aquí, en Cellino, cerca de Brindisi, Albano vive junto a su madre y Loredana Lecciso, madre de sus dos hijos pequeños, Yasmine y Giovanni Paolo, llamado cariñosamente Pícolo. "Tenute Al Bano Carrisi" es el nombre de la hacienda donde el artista produce vino tinto y blanco, así como aceite, en una extensión de 130 hectáreas.

Albano, ¿cuáles son los recuerdos más importantes que has heredado de tu padre?
Mi padre siempre fue un faro en mi vida. Aunque tenía necesidades de expresarme humana y físicamente, siempre me han gustado sus valores y nunca me he alejado de ellos, como tampoco de su espíritu de sacrificio. Aunque toda su vida fue un campesino, nunca he perdido la fuerza de su temperamento ni de sus valores, que se encuentran en los Diez Mandamientos y que son una buena formación para un buen cristiano, porque yo quiero vivir siempre cristianamente.
¿Qué consejos te dio de niño y de joven que te han quedado más grabados?
Honestidad, sobre todo; sentido del deber siempre, gran respeto por la religión y utilizar cada día como comida espiritual el gran sentido de la fe. He vivido con gran dignidad, aunque en aquella época todos éramos pobres en el Sur de Italia. Pero siempre he tenido el orgullo y la cultura de la dignidad, que para mí es lo más importante.

¿Qué crees haber heredado de él en cuanto a carácter?
Pienso que todo: el optimismo, el gran sentido de la realidad y las ganas de luchar, no sentirse nunca víctima de los acontecimientos, buscar siempre la manera de entender el sentido de todo en el sentido de que no todas las cosas vienen para hacerte mal, sino que lo hacen algunas veces para hacerte madurar más.
¿Cómo te defines tú: has sido o eres un padre autoritario?
No, autoritario, no. Me habría gustado serlo más. Yo he probado la autoridad de mi padre y no siempre me ha gustado, aunque él sabía enseñarte el gran sentido de la vida. Con mis hijos he sido muy liberal, quizá demasiado. Pienso ahora que habría tenido que ser un poquito autoritario, pero no es que no sea capaz, sino que cada uno tiene que hacer su experiencia de vida, y por eso he sido mucho más liberal que mi padre.

Más sobre

Regístrate para comentar