Entrevista con Pastora Soler: 'Cuando termino de cantar vuelvo a ser yo, Pili Sánchez'

Sincera, transparente y con los pies sobre la tierra. Ella es Pastora Soler, aquella niña sevillana, que a los cinco comenzó en un tablao y a los quince publicó su primer disco de coplas, es hoy una mujer con tres discos de platino en su haber y que continúa imparable su camino hacia el éxito.

Merecedora del cariño y el respeto del público por éxitos tan oídos como Damelo Ya o Corazón congelado, regresa después de tres años en silencio con su sexto disco, que sale a la venta el 26 de abril, en el que se muestra como una mujer más madura y segura de sí misma, de ahí que el nombre elegido sea Pastora Soler.

Tu verdadero nombre es Pilar Sánchez. ¿Por qué Pastora Soler?
Cuando grabé el primer disco fue un poco como las películas de Marisol. Me presenté en Madrid ante el productor como Pili Sánchez. Pero no vieron este nombre con fuerza para el mundo de la música. Entonces me buscaron el de Pastora Soler, y yo encantada, porque lo que quería era grabar un disco y cantar.
En estos tres años de silencio ¿a que te has dedicado?
Llevo seis discos en once años que llevo dedicada a la música, necesitaba parar un poco. En este álbum me he tomado el respiro de elegir un buen repertorio sin prisas. Para los artistas que no componemos es muy difícil encontrar canciones que puedas hacer tuyas y sentirlas de verdad. En este disco los temas son de pasión y desamor sobre todo, y para mí es fácil meterme en el papel de alguien que sufre por haber empezado en la copla. Por eso me siento muy cómoda.
¿Nunca has sufrido por amor?
Siempre se sufre incluso estando enamorada, el amor es así.
Vives por y para la música ¿a quién te queda entregarle tu corazón?
A mi gente y a mi chico tengo entregado mi corazón de lleno. Estos tres años me han hecho darme cuenta.
¿Lograste conquistar a tu novio con una canción?
No, le conquisté con mi forma de ser, que es lo que me gusta. Nos conocimos en Sevilla, él es sevillano y llevamos dos años juntos.

Más sobre: